¿Qué Sucede en Nuestro Organismo cuando Ayunamos?

¿Qué Sucede en Nuestro Organismo cuando Ayunamos?

QOM. (ABNA) – Hoy la ciencia occidental confirma los muchos beneficios del ayuno, que aseguran salud y fortaleza de cuerpo y mente. Muchas enfermedades y malestares mejoran o desaparecen a través del ayuno, como los dolores de estómago crónicos, la inflamación del colon, trastornos del hígado, obesidad, presión alta, asma, y otras dolencias.

Según la Agencia de Noticias de Ahlul Bait (P) (ABNA) – Hoy la ciencia occidental confirma los muchos beneficios del ayuno, que aseguran salud y fortaleza de cuerpo y mente. Muchas enfermedades y malestares mejoran o desaparecen a través del ayuno, como los dolores de estómago crónicos, la inflamación del colon, trastornos del hígado, obesidad, presión alta, asma, y otras dolencias.

En un Hadiz, el Profeta (Bpd) dice: “El hijo de Adán nunca llenará un recipiente con peores cosas que como hace con su estómago. Para él será suficiente un bocado de comida que lo mantenga en pie, y deberá dividir su estómago en tres partes: un tercio para su comida, la otra para su bebida y el otro tercio para su aliento.”

El estómago y los intestinos son los primeros en ser afectados por el ayuno, que les proporciona un descanso profundo que los sana y fortalece.

Las molestias del hígado disminuyen, así como la irritación de los riñones, y un bazo agrandado rápidamente reduce su tamaño. Los grandes purificadores de la sangre, los pulmones, están entre los primeros órganos que sienten los efectos benéficos del ayuno. Es frecuente sentir mayor claridad en la voz y un pasaje de aire más libre y sin obstrucciones. Los huesos y los dientes también se benefician con el ayuno.

En estudios recientes se ha comprobado que el ayuno intensifica el proceso de renovación de las células. Los mayores podrán mantener un buen estado físico por más tiempo, y la realización de las oraciones y súplicas ayuda a conservar un cuerpo fuerte y ágil. El ayuno agudiza todas las funciones mentales, la memoria se fortalece y en consecuencia el poder de razonar se acrecienta. Según el Dr. Ibrahim B. Syed, la secreción de la hormona de crecimiento es elevada durante el ayuno y se eleva aún más con las oraciones y suplicaciones nocturnas prolongadas. Esta hormona es necesaria para la formación de colágeno, razón por la cual se dice que la piel de quienes ayunan regularmente durante Ramadán y realizan las oraciones y súplicas no suele tener arrugas, aunque sean ancianos.

Gracias al ayuno nuestro cuerpo quema las materias más tóxicas contenidas en el torrente sanguíneo y en el cuerpo en general, que muchas veces bloquean los pequeños capilares y congestionan los canales linfáticos.  El ayuno tiene un efecto revitalizante y rejuvenecedor en nuestro organismo.

En el momento del corte de ayuno los niveles de glucosa e insulina están en sus valores más bajos. Luego de una hora, ambos niveles comienzan a elevarse. El hígado y los músculos toman la glucosa circulante y comienzan a sentirse los beneficios de las oraciones y suplicaciones, que a su vez ayudan a gastar las calorías extra y a mejorar la flexibilidad y la coordinación, y además alivian la ansiedad y la depresión.

Se ha observado que tan sólo el pensamiento o la intención de realizar suplicaciones especiales o recitación del Sagrado Corán es suficiente para aumentar el flujo sanguíneo a los músculos y activar el sistema nervioso simpático, que es el que nos prepara para la acción. Sin embargo, cuando terminamos nuestros actos de adoración, generalmente nuestra presión sanguínea puede disminuir a valores apenas bajo el nivel normal.

::::
112


Envíe su comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados con *

*

We are All Zakzaky