“Du’as Diarios para el mes de Ramadán III”

“Du’as Diarios para el mes de Ramadán III”

QOM. (ABNA) — Du’as para cada día del mes santo de Ramadán.

Agencia de Noticias de Ahlul Bait (ABNA) — Los Du’as para el día vigésimo hasta el día trigésimo del mes santo de Ramadán se los dejaremos a continuación:


Vigésimo Día

Dios mío, abre para mí las puertas del Paraíso, y cierra las del Fuego. Dame avenencia para recitar en este tiempo (de ayuno) el Qurân. Oh, Descensor de la Armonía en los corazones de los creyentes.


Día Vigésimo primero

Dios mío, rígeme para el (buen) criterio hacia Tu complacencia, no orientes mis acciones piadosas hacia Shaitán. Procúrame el Paraíso por medio de lo descendido y de su ecuanimidad. Oh, Enjuiciador para las necesidades de los buscadores.


Día Vigésimo segundo

Dios mío, abre para mí las puertas de Tu Favor, haz descender sobre mí Tus bendiciones, armonízame para el ejercicio que Te complazca, y aquiétame ante la opulencia de Tus frutos. Oh, (tú que eres) El que da respuesta a las preguntas de los impelidos.


Día Vigésimo tercero

Dios mío, límpiame (en este tiempo de ayuno) de los pecados, purifícame de los defectos y de los exámenes (de éstos). Acéptame por la humildad de (mi) corazón. Oh, Informador de las trampas de los pecadores.


Día Vigésimo cuarto

Dios mío, en verdad de Ti procuro aquello que Te complace, y busco Tu protección contra lo que Te ofende. Espero de ti el discernimiento para bien obedecerte y no oponerme a Ti. Oh, tú ( que eres) Generoso con los buscadores.


Día Vigésimo quinto

Dios mío, apórtame el amor a Tus amigos, y el desprecio por Tus enemigos, conforme a la usanza del Sello de Tus Profetas. Oh, Protector del corazón de los Enviados.


Día Vigésimo sexto

Dios mío, que (en este tiempo de ayuno) mis esfuerzos sean laudables, mis faltas perdonables, mis acciones sean aceptables, y mis defectos confidenciales. Oh, Tú (que eres) el mejor Oidor de los que escuchan.


Día Vigésimo séptimo

Dios mío, provéeme (en este mes) de las bondades de la Noche del Destino, haz que las cosas discurran de lo difícil a lo fácil, acepta mis descargos, y minimiza mis pecados y errores. Oh, Benéfico para los siervos cabales.



Día Vigésimo octavo

Dios mío, amplía para mí las ocasiones de conducirme meritoriamente, hónrame por la indagación de los asuntos (que Te conciernen), y aproxima mis medios (de comprensión) a Tí, por medio de lo que mora entre las evidencias (de la religión). Oh, Aquél que no Le ilumina la impertinencia de los errados intelectualmente.


Día Vigésimo noveno

Dios mío, arrópame (en este mes) con la Misericordia, facilítame el discernimiento (para la acción correcta) y su protección, purifica mi corazón de las sombras que delatan. Oh, Misericordia e para con los siervos creyentes.


Trigésimo Día

Dios mío (en este tiempo) estimula mi ayuno a la gratitud, a la aceptación de lo que Te complace, y lo que le ha de complacer al Profeta, siendo (todo ello) cimentado en las disposiciones que proceden de la emanación de la Verdad de nuestro señor Muhammad y de su Gente, los Puros. Sea la Bendición para Âllah, Señor de los Mundos.


::::
245


Artículos relacionados

Envíe su comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados con *

*

Mensaje del Líder Supremo a los Peregrinos del Hayy 2018
We are All Zakzaky