“Imperialismo-Sionismo, los Elegidos, Enfermedad Superior del Capitalismo”

  • News Code : 703751
  • Source : Sitios web
Brief

MADRID. (ABNA) – ¿Por qué el gobierno del imperio y del sionismo sostienen que son los elegidos, los únicos, los superiores al resto de la población local, regional o mundial?, ¿por qué buscan la ruina del pueblo que se les resiste?, ¿por qué sus crímenes no son juzgados y se les excusa y justifica? Sus atrocidades no les pesan, las atrocidades pesan a los pueblos...

Según la Agencia de Noticias de Ahlul Bait (P) (ABNA) –  “Ser colonia significa ser reducido a no-pueblo, no tener autonomía como pueblo; no tener un proyecto propio una historia independiente y una identidad propia. Es existir para los otros, producir para otros y entregar la vida y la muerte en las manos del invasor”. Leonardo Boff.

“Creo en el excepcionalismo americano con cada fibra de mi ser”. Obama. Mayo de 2014.

¿Por qué el gobierno del imperio y del sionismo sostienen que son los elegidos, los únicos, los superiores al resto de la población local, regional o mundial?, ¿por qué buscan la ruina del pueblo que se les resiste?, ¿por qué sus crímenes no son juzgados y se les excusa y justifica? Sus atrocidades no les pesan, las atrocidades pesan a los pueblos. Obama ya declaró que retuercen el brazo de quien no hace lo que su gobierno quiere; ¡ah!, pero ahora ha firmado el acuerdo con Irán, ¿entonces?, para retorcer el brazo a Irán no le importa, ya ha declarado que si al gobierno estadounidense le interesa tirará las bombas sobre Irán. El otro, la pareja de Obama, Netanyahu, el israelí, ha declarado que si se firma el acuerdo con Irán él se suicida, y también que si el gobierno israelí lo considera oportuno bombardeará Irán.

Muchos preferiríamos que Netanyahu se suicidase, pero el asesino no se va a suicidar, es un farol, no hablaba para los pueblos. Ellos, estos dos, son los elegidos por los grandes financieros, los banqueros, los armamentistas, los de las multinacionales, y para esos hablaba Netanyahu. El bombardeo de Irán sí ha quedado entre sus intenciones y sus protectores no lo han tomado como una broma. El Presidente de Bolivia, Evo Morales, el año pasado ante el asalto a Gaza, otorgó a Israel el título de Estado terrorista. Los dueños de Obama y Netanyahu guardan sus espaldas.

Hemos sabido por el mismísimo portavoz del Departamento de Estado norteamericano, Jen Psaki, que el gobierno del imperio tiene un acuerdo con el gobierno de Turquía para que los instructores militares estadounidenses entrenen a los mercenario del ISIS, además de poner en sus manos el armamento y la tecnología que necesiten para destruir al Estado Sirio. Jen Psaki confirma que todo esto lo llevan a cabo en la base militar turca de Incirlik. Por si fuera poco el general turcómano Muntaner Yawis ha sumado a esas palabras lo siguiente: “Los servicios de inteligencia de EEUU y Turquía actúan en Siria para reclutar mercenarios”. De ahí que el ejército turco bombardee a la resistencia Kurda y no a los terroristas del ISIS.

Los descubrimientos no han dejado de enseñarnos durante todo este tiempo de atrás: el llamado Gobierno Interino Sirio, un auto proclamado gobierno en el exilio, es financiado por Qatar, conforme EEUU, Jordania y Arabia Saudí financian a los grupos de mercenarios que abrieron lo que han titulado Frente Sur y Frente Norte.

Sigamos, el 13 de Junio, el criminal de guerra que no puede salir de EEUU porque sería detenido, Henry Kissinger, el del golpe de Estado en Chile, la Operación Cóndor, los golpes en todo Sudamérica y guerras y más guerras a lo largo y ancho del mundo, quiere que sepamos y aceptemos como lo normal, lo que declaró a la cadena Fox News: que el gobierno de EEUU es quien arma al ISIS, a cuyos mercenarios entrena desde el 2012 en una de sus bases de Jordania.

Por otro lado, también para que lo aceptemos sin inmutarnos, se han dado a conocer, sin crítica, grabaciones y fotografías de las descargas de material de guerra estadounidense en territorios controlados por los terroristas.

Pero dejemos a los segundones, vamos al primero, al presidente del gobierno de EEUU: en su comparecencia pública en el Pentágono del 8 de Julio de éste 2015, Obama ha dejado caer lo siguiente: “ … como he dicho antes, este aspecto de nuestra estrategia avanzaba muy despacio, pero la caída de Ramadi galvanizó el gobierno de Irak así que, con los pasos adicionales que ordené el mes pasado estamos acelerando el entrenamiento de las fuerzas del ISIL incluyendo voluntarios de tribus suníes en la provincia de Anbar”. Quizás lo soltó con la intención de hacernos creer que se le había escapado y no que dejaba el mensaje para que fuese aceptado el crimen entre las normas legales de convivencia internacional, y quizás para que creyésemos que es un tipo espontáneo, campechano, como sus vasallos han difundido de un rey, añadió: “Ni siquiera planeé hacer esto. Gracias”. Y se fue de la tribuna seguido del plantel de generales que lo escoltaban.

Financian a los terroristas, los entrenan, les dan las armas y los medios tecnológicos de guerra, en Turquía, Jordania e Irak, y luego los reabastecen en las áreas que los terroristas controlan, lo declaran en público y no retiran lo dicho ni les persigue nadie. ¿No es eso la manifestación de ser los elegidos por el gran capital?, ¿no es la manifestación de que el terrorismo del Imperio ha pasado a formar parte de la norma, de la legalidad en la que vivimos? Así se conquistan las colonias, así se reduce a los pueblos, así acaban con su independencia y su propia identidad, así les arrastran a producir para el invasor y le entregan su vida. Eso quiere Obama. … Y Netanyahu. El crimen que habrá de ser juzgado en los Tribunales Internacionales, esos que los criminales, únicos, no reconocen. Tampoco los nazis reconocían al Tribunal, y los juzgó y los condenó, con lo que se abrió una nueva era.

Si preguntamos sobre igualdad o diferencia en sociedad, colonialistas, fascistas, nazis, sionistas, siempre eligen la diferencia, la división, en ella hacen crecer su supremacía, en la división siembran el terror como norma, como ley, y alzan la voz atribuyéndose una descendencia divina con la que se adjudican la guardia del orden basado en la opresión de los pueblos.

Los sionistas, por más que sus medios de prensa y sus socios nos los presenten como inocentes, no pueden ocultar su concepción racista ni su práctica racista, lo que los lleva a cometer los crímenes que el pueblo palestino sufre. ¿Sus medios de propaganda quieren hacernos creer que el racismo es superior a la igualdad?, ¿que el Klu-Klus-Klan estadounidense-sionista es superior a los pueblos del mundo?, ¿hay que respetar la autoproclamada supremacía de esa minoría colonialista? Sus mercenarios publican escritos con los que intentan convertirnos a su fe, a la irracionalidad de la división social, de la no independencia frente al imperialismo-sionismo, de la producción esclava para los colonialistas, de la entrega de nuestras vidas.

Hundirnos en la ignorancia requiere de cada uno de nosotros el silencio colaborador. Vivir con la ignorancia consentida es vivir con el desaprendizaje de los valores humanos.

Volvamos a saber de sus prácticas: como la colonización de Palestina no basta a los sionistas, se ha sabido que ahora que han conseguido llevar la guerra a Siria planifican el robo del petroleo de los Altos del Golan, territorio sirio del que se apropiaron en 1967. Los sionistas robapetróleo van a perforar la tierra para llevarse la riqueza ajena. El petroleo del Golán, el agua de Cisjordania y Gaza, el gas de Gaza, la producción agrícola e industrial de los territorios ocupados de Palestina, los impuestos robados a los palestinos, … Israel es irreal, es ficción, existe a partir de lo que roban a Palestina, y de lo que aportan los imperialistas estadounidenses y europeos.

Si antes mencionábamos lo que hace el imperio en Siria, según sus propios representantes, también debíamos añadir que parece que las tropas sirias han capturado militares estadounidenses en Siria, y que un general israelí que dirigía una reunión con un centenar de mercenarios de dirección del ISIS llegados de todos los puntos de Siria, ha caído muerto junto con éstos terroristas; parece que los servicios de inteligencia sirios sabían del encuentro, luego los que se proclaman superiores son vulnerables.

Miremos el caso de Palestina, en nuestro tiempo el imperialismo-sionismo es lo que causa más destrucción y muertes, es la enfermedad superior del capitalismo.

El sionismo se sustenta en la colonización, en la ganancia que extrae del trabajo y los bienes que pertenecen al pueblo palestino, y es a la vez su punto débil, por eso quiere fortalecerse con el petróleo del Golán. Ya se ha sabido quienes ponen dinero para el robo: la Compañía Genie Energy Limited (Genie Oil & Gas); los nombres de los inversores seguro que le suenan: Ruper Murdoch, que tiene como consejero en su tinglado de medios de comunicación al prosionista José María Aznar, ¿saben quién es?; otros son Dick Cheney, Michel Steinhardt y Jacob Rothschild: dueños de medios de propaganda, vicepresidentes de EEUU, financieros con fondos buitres y banqueros sionistas. Tan alegres se encuentran con la tropelía que quieren hacer que hasta el jefe de la banda de Genie Oil en Israel ha soltado su estómago en público y así se ha recogido: “... los palestinos son un cáncer para Israel, … vamos a tener que matarlos a todos”. Así hablan quienes se consideran seres supremos, quienes sostienen el concepto de raza como superioridad, como división, como los colonizadores, los franquistas, los nazis, los imperialistas, los sionistas.

El imperialismo y el sionismo son en nuestro tiempo la enfermedad superior del capitalismo. ¿Elegidos y dependen del agua robada a Palestina, del gas que pretenden robar a Gaza esa otra parte de Palestina, de la producción agrícola e industrial también de Palestina, del petróleo de los Altos del Golán sirios, y de la financiación del imperio estadounidense y la colaboración de los gobiernos europeos?

Los imperialistas-sionistas no son los elegidos por lo mejor del género humano, son los enemigos y parásitos de los pueblos: ese es su punto débil. Si los pueblos boicotean los productos que vende Israel, made in Israel, código de barras 729, daremos el primer paso para que el imperialismo y el sionismo sea condenado también por los Tribunales Internacionales, para que los gobiernos colaboracionistas encuentren el límite, para que la norma sea el Derecho de los pueblos a su independencia, para terminar con el colonialismo.


Ramón Pedregal Casanova

Ramón Pedregal Casanova es autor de “Dietario de crisis”, y de “Siete Novelas de la Memoria Histórica. Posfacios”.

:::
112


Envíe su comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados con *

*

Arba'in
Mourining of Imam Hossein
Mensaje del Líder Supremo a los Peregrinos del Hayy 2017
پیام امام خامنه ای به مسلمانان جهان به مناسبت حج 2016
We are All Zakzaky