El Saqueo Wahhabí de Karbalá (1802 dC). Orígenes de la Riqueza de Al-Saud

Por Jalil Sahurie

  • News Code : 820234
  • Source : ABNA24
Entre los actos más atroces cometidos en la historia islámica moderna ha sido el saqueo de Karbalá en 1802. Desafortunadamente, esto sigue siendo un hecho poco conocido para la mayoría de los musulmanes. Sin embargo, en un momento en que la herencia cultural y religiosa del mundo musulmán está una vez más bajo grave amenaza, cuando santuarios y mezquitas están siendo arrasadas por los autodenominados guerreros santos y califas de nuestro tiempo, sigue siendo más esencial que nunca familiarizarse con estos acontecimientos históricos. Es crucial notar que los wahabíes -no muy diferente a los militantes modernos- se inspiraron en una mezcla de celo religioso y un deseo de riqueza. En 1802, el pre-estado wahhabí-saudí había tomado el control de la gran mayoría de la península arábiga e incluso logró irrumpir en el sur de Irak, bajo control Otomano. Una de las peores masacres fueron cometidas en Karbalá en abril de 1802, justo antes del comienzo del mes sagrado de Muharram, durante la peregrinación al santuario de Imam al-Husain b. Alí (680 dC). Los siguientes son dos relatos, uno por un testigo ocular, un francés no musulmán y el otro por un propagandista wahabí que escribió en Arabia durante el siglo XVIII.

Entre los actos más atroces cometidos en la historia islámica moderna ha sido el saqueo de Karbalá en 1802. Desafortunadamente, esto sigue siendo un hecho poco conocido para la mayoría de los musulmanes. Sin embargo, en un momento en que la herencia cultural y religiosa del mundo musulmán está una vez más bajo grave amenaza, cuando santuarios y mezquitas están siendo arrasadas por los autodenominados guerreros santos y califas de nuestro tiempo, sigue siendo más esencial que nunca familiarizarse con estos acontecimientos históricos. Es crucial notar que los wahabíes -no muy diferente a los militantes modernos- se inspiraron en una mezcla de celo religioso y un deseo de riqueza. En 1802, el pre-estado wahhabí-saudí había tomado el control de la gran mayoría de la península arábiga e incluso logró irrumpir en el sur de Irak, bajo control Otomano. Una de las peores masacres fueron cometidas en Karbalá en abril de 1802, justo antes del comienzo del mes sagrado de Muharram, durante la peregrinación al santuario de Imam al-Husain b. Alí (680 dC). Los siguientes son dos relatos, uno por un testigo ocular, un francés no musulmán y el otro por un propagandista wahabí que escribió en Arabia durante el siglo XVIII.

Según un relato de testigos presenciales, J.B. Rousseau, en su Description of Pachalik du Bagdad, Suivi d'une notice historique sur les Wahabis (Paris, 1809), los sucesos que tuvieron lugar fueron los siguientes:

"Hemos visto recientemente un horrible ejemplo del cruel fanatismo de los wahabitas en el terrible destino de la mezquita del Imam Husain. Se sabía que una increíble riqueza se había acumulado en esa ciudad. Los shas persas quizás nunca tuvieron algo así en su tesoro. Durante siglos, la mezquita del Imam Husain era conocida por haber recibido donaciones de plata, oro, joyas, una gran cantidad de rarezas... Todo el mundo sabía que la mayor parte de los ricos despojos que Nadir Shah había traído de su campaña india habían sido transferidos a las mezquitas del Imam Husain y del Imam Alí junto con su propia riqueza. Ahora, la enorme riqueza que se había acumulado en la primera ha estado excitando la avidez de los wahabitas durante algún tiempo. Han estado soñando continuamente con saquear esa ciudad [Karbalá] y estaban tan seguros del éxito que sus acreedores arreglaron el pago de la deuda a cambio del feliz día en que sus esperanzas se harían realidad.

Ese día llegó por fin ... 12.000 wahabitas atacaron de repente la mezquita del Imam Husain; Después de apoderarse de más botines de los que jamás se habían apoderado después de sus mayores victorias, pusieron todo a fuego y espada ... Los ancianos, las mujeres y los niños, todos murieron por la espada de los bárbaros. Además, se dice que cada vez que veían a una mujer embarazada, la destripaban y dejaban al feto en el cadáver sangrante de la madre. Su crueldad no pudo ser satisfecha, no cesaron sus asesinatos y la sangre fluyó como agua. Como resultado de la sangrienta catástrofe, más de 4.000 personas perecieron. Los wahhabitas llevaron su botín en los lomos de 4.000 camellos. Después del saqueo y los asesinatos, destruyeron el santuario del Imam y lo convirtieron en una trinchera de abominación y sangre. Ellos infligieron el mayor daño en los minaretes y las cúpulas, creyendo que esas estructuras estaban hechas de ladrillos de oro." [Rosseau, Description, pp. 74-75]

Otra fuente contemporánea, Uthman b. Abd Allah b. Bishr (d. 1872) en su Unwan al-Maydí Tarij Nayd (Meca, 1930), escrito desde la perspectiva wahhabí, da un relato similar:

"En el año 1802, Ibn Sa'ud se hizo de Karbalá con su ejército victorioso, famosos caballos de pedigrí, toda la gente establecida y beduinos de Nayd, la gente de Yanub, Hiyaz, Tihama y otros ... los musulmanes [es decir, los wahhabitas] rodearon Karbalá y la tomaron por asalto. Mataron a la mayoría de la gente en las casas y en los mercados. Destruyeron la cúpula sobre la tumba de al-Husain. Se llevaron todo lo que vieron en el santuario y cerca de él, incluyendo la colcha decorada con esmeraldas, zafiros y perlas que cubría la tumba. Se llevaron todo lo que encontraron en la ciudad: posesiones, armas, ropa, tela, oro, plata y libros valiosos. ¡No se puede enumerar el botín! Se quedaron allí sólo una mañana y se fueron después del mediodía, quitando todas las posesiones. Casi 2.000 personas murieron en Karbalá". (Ibn Bishr, Unwan al-Mayd, Vol. 1, pp. 121-122)

Muchos de estos detalles son corroborados por otras fuentes contemporáneas, tanto musulmanas como no musulmanas, que también enfatizan cómo miles de musulmanes fueron masacrados por los wahabitas en Karbalá. Lo que es más significativo, el saqueo de Karbalá demuestra la forma en que los dos motivos de la acumulación de riqueza de wahhabita y la destrucción de los santuarios van de la mano. El proceso de conquista wahhabi en otra parte, notablemente en Ta'if y el Hiyaz, había seguido un patrón similar a Karbalá. Aunque los wahabíes fueron derrotados poco después (alrededor de 1818) por los otomanos y la dinastía de Muhammad Ali Pasha en Egipto, experimentaron un resurgimiento más adelante en el mismo siglo.


Jalil Sahurie

© 2005-2016 AhlulBait News Agency. Todos los derechos reservados. Se autoriza la reproducción, traducción o distribución de esta noticia sin modificar el contenido y citando la fuente ABNA24 y el autor/traductor.

/112


Envíe su comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados con *

*

پیام امام خامنه ای به مسلمانان جهان به مناسبت حج 2016
We are All Zakzaky
telegram