Invasión Saudí y la Peor Crisis Humanitaria en Yemen desde 1945

A dos años del inicio de la invasión saudí

  • News Code : 820627
  • Source : Hispantv
Brief

TEHERÁN. (ABNA) - Una guerra que ha dejado miles de muertos y heridos, además de millones de desplazados y otros millones que tienen los días contados debido a la hambruna.

Según la Agencia Noticiosa Ahlul Bait (ABNA) – En este artículo, analizamos los motivos de la guerra y sus consecuencias, además de la situación que vive el país más pobre del mundo árabe, auspiciada por el silencio de la comunidad internacional.

Motivos del lanzamiento de la guerra

El 25 de marzo de 2015, Arabia Saudí, el país más rico de la región de Oriente Medio, lanzó una gran invasión contra el pueblo más pobre del mundo árabe, es decir, Yemen. Los Emiratos Árabes Unidos (EAU), Catar, Kuwait, Baréin, Jordania, Sudán y Marruecos se aliaron al régimen de Riad en esta guerra. Asimismo, después de la gran ofensiva saudí contra el territorio yemení, países como Turquía, EE.UU. y el régimen sionista la calificaron de legítima y apoyaron a la administración de Abd Rabu Mansur Hadi, insistiendo en combatir al movimiento popular yemení Ansarolá.

Desde el inicio de la operación de la coalición saudí contra Yemen, ésta determinó los siguientes objetivos: restablecer en el poder al expresidente fugitivo yemení, Mansur Hadi, oponerse a la concesión de cualquier cargo al expresidente, Ali Abdolá Saleh, en el futuro político del país, debilitar al movimiento popular Ansarolá y conseguir que estos depongan sus armas.

Estos son los objetivos aparentes, pero, en realidad, las verdaderas causas que se esconden detrás de esta invasión se pueden ubicar en tres contextos: local, regional e internacional. Es decir, la guerra se llevó a cabo para desviar la atención de opinión pública saudí sobre los problemas internos que enfrenta el país, impedir la propagación del despertar del pueblo yemení hacia el territorio saudí, a causa de la preocupación de Riad por la relación entre los chiíes residentes en Yemen y los suyos, prevenir el fortalecimiento de los chiíes en Yemen, luchar contra la influencia de la República Islámica de Irán en sus cercanías, intensificar la iranofobia, así como luchar contra el eje de Resistencia y presentarse como un poder regional.

Sin embargo, al analizar las consecuencias y los hechos en el terreno durante la invasión de dos años, nos damos cuenta de que este país no consiguió ninguno de sus objetivos, sino que por el contrario, ha conllevado negativas consecuencias para Riad: una crisis financiera, la intensificación de los problemas internos, la pérdida de su prestigio militar, el aumento de la influencia de varios grupos terroristas en sus fronteras (Daesh y Al-Qaeda), además de ser testigo de las creciente protestas en su contra, tanto en Yemen como en otros países.

Con estos puntos se puede decir que los saudíes, que pensaban que en cuestión de varios meses podrían tomar el control de Yemen, hoy día, califican la situación como un caso mundial y comienzan a pensar en encontrar una salida digna a la misma con la ayuda de EE.UU. y la ONU, ya que, hasta el momento, su operación no ha conseguido otra cosa que efectos negativos.

El fracaso saudí a la hora de conseguir sus objetivos ha convertido la invasión en una guerra de desgaste cuyo resultado ha sido la destrucción casi total de las infraestructuras e instalaciones vitales yemeníes. Durante dos años de constantes ataques, los aeropuertos, centros de salud, escuelas, edificios públicos, carreteras, puentes, sistemas de abastecimiento de agua y electricidad han quedado destruidos, especialmente en aquellas zonas donde se encuentran los combatientes de Ansarolá. Se estima que el daño ocasionado en Yemen es de unos 50 mil millones de dólares. En este contexto, en agosto pasado, un informe conjunto del Banco Mundial, la ONU, el Banco de Desarrollo Islámico y la Unión Europea (UE), revela otro dato, y señala que la invasión ha ocasionado daños por unos 7 mil millones de dólares a la infraestructura y más de 7 mil millones más a los sectores de la economía y la producción.

Crisis humanitaria sin precedente desde 1945

Si bien la Coalición había afirmado que su objetivo es luchar contra Ansarolá y sus aliados, en realidad, son los civiles quienes están pagando con su vida esta campaña bélica. Niños, mujeres, jóvenes y ancianos son los que pierden sus vidas a causa de los bombardeos saudíes o de la hambruna. De hecho, el régimen de Riad ha bloqueado Yemen por aire, mar y tierra, y no permita la llegada de ayuda a los afectados por la guerra. Durante estos 24 meses de invasión, unas 12 mil personas han perdido la vida y decenas de miles han resultado heridas. Según la ONU, Yemen vive una de las peores crisis desde 1945. En este sentido, el jefe de asuntos humanitarios de la organización, Stephen O'Brien, señaló que actualmente, el país es escenario de la "peor crisis humanitaria en el mundo", donde dos tercios de sus 18,8 millones de habitantes necesitan asistencia y más de 7 millones "ignoran de dónde provendrá su próximo alimento”, recordando los desplazamientos masivos de la población debido al conflicto que experimenta el país. Asimismo, la ONG Human Rights Watch y otras entidades jurídicas internacionales, así como Médicos Sin Frontera, han calificado la invasión saudí como el peor crimen de lesa humanidad.

No obstante, ante estas cifras escalofriantes, la Organización de las Naciones Unidas prefirió mantenerse en silencio y no tomar medidas de presión contra el país árabe, a cambio de sus donaciones, por lo que retiró sin reparos su denuncia de que la campaña de bombardeos de la Coalición en Yemen es la responsable del 60 % de la muerte de 785 niños. Este hecho contradice el principal rol del organismo; salvaguardar la paz mundial y proteger los derechos humanos.   

Con todo lo expuesto hay que plantear un tema importante: Arabia Saudí está cometiendo los crímenes gracias al dinero con el que está sobornando a organizaciones internacionales, como la ONU, y gracias al silencio de la comunidad internacional. De ahí la vital importancia y urgencia de dar a conocer la profundidad de estos delitos que se están registrando en el país árabe, para evitar que se produzcan otros casos semejantes en el mundo.

Rasoul Goudarzi

© 2005-2016 AhlulBait News Agency. Todos los derechos reservados. Se autoriza la reproducción, traducción o distribución de esta noticia sin modificar el contenido y citando la fuente ABNA24 y el autor/traductor.

/112


Envíe su comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados con *

*

Arba'in
Mourining of Imam Hossein
Mensaje del Líder Supremo a los Peregrinos del Hayy 2017
پیام امام خامنه ای به مسلمانان جهان به مناسبت حج 2016
We are All Zakzaky