El wahabismo y el sionismo: una desenmascarada aventura de Amor

Por Marwa Osman

El wahabismo y el sionismo: una desenmascarada aventura de Amor

BEIRUT. (ABNA) - Los funcionarios que posan para fotos en conferencias internacionales debe ser, por todos los medios, una actividad normal y típica. Sin embargo, cuando Tzipi Livni, ex ministra de Relaciones Exteriores de la Entidad Sionista, publica una foto de su reunión con el ex director de la agencia de inteligencia del Reino de Arabia Saudí, el príncipe Turki al-Faisal en Davos, Suiza, en su cuenta de Twitter, no es normal ni típica. A pesar de que no es la primera reunión que fusionó a ambos funcionarios, todavía no puede considerarse normal o típica.

Según la Agencia de Noticias de Ahlul Bait (ABNA) -  Ya no es un secreto que Israel y Arabia Saudí han estado enterrando el hacha a puerta cerrada durante décadas mientras bailaban en las tumbas del pueblo de Palestina. Sin embargo, elevar las relaciones bajo la atenta mirada del mundo entero es otra cosa.

Ver el wahabismo y el sionismo son compañeros de cama. Estas dos ideologías pueden parecer entidades no relacionadas en la superficie de la misma, sin embargo, estas dos ideologías son, de hecho, conjuntamente responsables de gran parte, si no de toda la situación actual en el Medio Oriente; una situación que no solo afecta a Medio Oriente, sino que, como hemos visto desde 2011, ha afectado a EE.UU. y Europa al tiempo que impulsa a las fuerzas euroasiáticas a unirse ante las ondas de choque que esta fuerza conjunta ha descargado. Estas dos ideologías son responsables de casi un siglo de violencia, guerras, sufrimientos, ocupaciones y manipulaciones. Estas dos ideologías son, de hecho, dos caras de la misma moneda. Lo más importante es que estas dos ideologías se remontan a la misma era que fue hace aproximadamente 100 años, durante los eventos de la Primera Guerra Mundial.

Los rumores sobre la futura relación han estado circulando durante los últimos años. En 2015, ex funcionarios saudíes e israelíes confirmaron que habían celebrado una serie de reuniones de alto nivel para hablar sobre “preocupaciones compartidas”, como la creciente influencia de Irán en Irak, Siria, Yemen y el Líbano, así como el programa de enriquecimiento de energía nuclear de Irán. Shimon Shapira, un representante israelí que participó en reuniones secretas con los saudíes, lo expresó de esta manera: "Descubrimos que tenemos los mismos problemas y los mismos desafíos y algunas de las mismas respuestas".

Comercializado como un "diálogo público innovador entre líderes de seguridad nacional de dos antiguos adversarios", el 5 de mayo de 2016 presentó una reunión de alto perfil en Washington DC entre funcionarios de Arabia Saudí e Israel. El príncipe Turki bin Faisal, ex jefe de inteligencia de Arabia Saudí y ex embajador en Washington, y el mayor general israelí retirado Yaakov Amidror, ex asesor de seguridad nacional del primer ministro Benjamin Netanyahu, hablaron juntos en un evento en Washington organizado por el Instituto de Washington para la Política del Cercano Oriente, el ala política del lobby pro-israelí AIPAC. El evento, transmitido en vivo en línea, mostró que Arabia Saudí e Israel finalmente han salido juntos del armario.

La reunión de 2015 siguió a una anterior entre la supuesta ministra de Justicia israelí Tzipi Livni y el príncipe saudí Turki bin Faisal, al margen de la Conferencia de Seguridad de Munich en Alemania, el 2 de febrero de 2014. Turki y Livni discutieron una iniciativa de paz saudí presentada en 2002, bajo los auspicios de la Liga Árabe, que conlleva una normalización total entre la entidad israelí y los países árabes circundantes a cambio de un retiro a las líneas de 1967.

Sin embargo, varios informes afirman que hubo una dote involucrada antes de que la relación se hiciera pública. En consecuencia, Arabia Saudí trató de construir un lobby en Washington, solo para experimentar amargamente que las masas de bufetes de abogados y especialistas en relaciones públicas que cuestan un alto precio o incluso la explotación de conexiones con algunas familias poderosas nunca pueden superar al lobby de Israel en los EE.UU. Por lo tanto, los saudíes decidieron adoptar un enfoque diferente: compraron a los israelíes, escribe el periodista estadounidense Robert Parry. Según el artículo, Arabia Saudí le ha dado a Israel alrededor de $ 16 mil millones entre 2012 y 2015, canalizando el dinero a través de otros estados árabes y fondos de desarrollo israelíes, todo a costa de más sufrimiento de los palestinos.

El partido que se hizo en el infierno fue primero publicado el 1 de octubre de 2013 por el mismo primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, quien insinuó la nueva relación israelí-saudí en su discurso en la Asamblea General de las Naciones Unidas, que se dedicó en gran parte a criticar a Irán por su programa nuclear y amenazar con un ataque militar unilateral israelí. Netanyahu dejó caer una pista en gran parte olvidada sobre la evolución de las relaciones de poder en el Medio Oriente, diciendo: "Los peligros de un Irán con armas nucleares y el surgimiento de otras amenazas en nuestra región han llevado a muchos de nuestros vecinos árabes a reconocer, finalmente reconocer, que Israel no es su enemigo. Y esto nos brinda la oportunidad de superar las animosidades históricas y construir nuevas relaciones, nuevas amistades, nuevas esperanzas". Al día siguiente, las noticias de la televisión del canal 2 de Israel informaron que altos funcionarios de seguridad israelíes se habían reunido con una contraparte de alto nivel de estados del Golfo en Al-Quds, y se cree que fue encabezada por el príncipe Bandar bin Sultan, quien era entonces jefe de la inteligencia saudí.

Luego, nuevamente el viernes 22 de enero de 2016 en Davos, Netanyahu le dijo a Fareed Zakaria de CNN en el marco del Foro Económico Mundial en Davos que “Arabia Saudí reconoce que Israel es un aliado en lugar de un enemigo debido a las dos amenazas principales que los amenazan, Irán y Daesh [ISIS], ". ¡Sí, Daesh! Netanyahu simplemente descartó el hecho de que la ideología de Daesh está arraigada en el wahabismo que es ampliamente promovida por los clérigos saudíes y tolerada por los gobernantes del reino. Pero obviamente lo dejó caer a propósito porque ambos Arabia Saudí y la entidad israelí apoyan a los grupos terroristas takfiríes que luchan en Siria contra el ejército secular sirio. Mientras tanto, no se conoce ningún caso de ataque Daesh contra objetivos saudíes o israelíes. No es de extrañar que ambos países sean exportadores en lugar de importadores. Ambos países exportan "productos" que promueven la violencia. Israel es un importante exportador de armas, y las fuerzas israelíes a menudo entrenan a la policía en otros países en técnicas represivas. Algunas armas hechas por los israelíes incluso se encontraron en áreas sirias que, según informes, se entregaron a mercenarios armados que luchaban contra el ejército árabe sirio. Mientras que los saudíes exportan la ideología extremista del wahabismo en todo el mundo propagando la muerte y la destrucción.

El sionismo y el wahabismo han demostrado ser fuerzas divisivas y destructivas en la región (y más allá). El sionismo ha llevado a la inagotable situación y humillación del pueblo palestino. Mientras que el wahabismo ha inspirado una cantidad inconmensurable de extremismo, ideologías terroristas, adoctrinamiento y la polarización tóxica de las sociedades.

El farol wahabí y sionista se ha cobrado la vida de millones de musulmanes, cristianos y judíos. Solo en los últimos años, el wahabismo ha sido expuesto en gran medida en el mundo musulmán principalmente debido a sus propios crímenes odiosos contra la humanidad. La mayoría de los musulmanes, que estaban muy confundidos por esta versión saudí de ideología incondicional, ahora se están volviendo más conscientes de la verdadera cara negra del régimen saudí y no son los que menos compran el engaño israelí-saudí para supuestamente promover la "paz" en la región. Esto sucede cuando presenciamos la caída de las banderas de propagandas de guerra formuladas por la entidad sionista (con la ayuda de sus amigos neoconservadores de EE.UU.) contra Siria, el último estado árabe secular que queda dispuesto a enfrentar el sionismo y el wahabismo juntos.

* (Tzipi Livni, ex ministra de Relaciones Exteriores de la Entidad Sionista con el ex director de la agencia de inteligencia del Reino de Arabia Saudí, el príncipe Turki al-Faisal en Davos, Suiza. Imagen cortesía de Twitter).

Autor: Marwa Osman

Traducción: Jalil Sahurie

© 2005-2018 AhlulBait News Agency (Agencia de Noticias de Ahlul Bait). Todos los derechos reservados. Se autoriza la reproducción, traducción o distribución de esta noticia sin modificar el contenido y citando la fuente ABNA24 y el autor/traductor.

/112


Envíe su comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados con *

*

Mensaje del Líder Supremo a los Peregrinos del Hayy 2018
We are All Zakzaky