“Analista dice que Estados Unidos le debe mucho a Irán”

“Analista dice que Estados Unidos le debe mucho a Irán”

WASHINGTON. (ABNA) -Un periodista y analista que escribe en Washington Monthly, The New Republic y The Washington Post, enumera una serie de injusticias que Estados Unidos ha cometido contra Irán.

Según la Agencia Noticiosa Ahlul Bait (ABNA) -Ryan Cooper cita las sanciones económicas crueles e ilegales en medio del coronavirus, el golpe de la CIA contra el gobierno democráticamente elegido de Muhammad Mosadegh en 1953, el apoyo a Saddam Hussein en su guerra contra Irán en la década de 1980, el asesinato del general Qassim Soleimaní, la vacilación de Biden a levantar sanciones, etc., como casos.

A continuación se incluye un extracto del artículo de Cooper titulado "Lo que Estados Unidos le debe a Irán" publicado en TheWeek.com:

Cuando hizo campaña en 2020, Joe Biden prometió que haría todo lo posible para volver a unirse al acuerdo nuclear de Irán. Pero unos 50 días después de su presidencia, el progreso está estancado y, según los informes, el acuerdo está al borde del colapso.

Ahora que es presidente, Biden debería otorgar a Irán un amplio alivio de las sanciones de inmediato, tanto como muestra de buena fe como por el bien de la ayuda humanitaria, como parte de las negociaciones para volver a unirse al acuerdo. Estados Unidos ha infligido un daño terrible al gobierno iraní y al pueblo iraní, lo que agravó gravemente la matanza de la pandemia de coronavirus allí. EE.UU. se lo debe a ellos.

El problema diplomático aquí es que Biden insiste en que Irán se comprometa completamente con el acuerdo antes de que se levanten las sanciones, mientras que Irán pide lo contrario. Como escribió Biden en un artículo de opinión de CNN en septiembre del año pasado, "Si Irán regresa a un cumplimiento estricto del acuerdo nuclear, Estados Unidos volvería a unirse al acuerdo como punto de partida para las negociaciones de seguimiento". Por el contrario, el presidente iraní Rohani dijo el miércoles: "Estados Unidos fue el primero en romper el acuerdo y debería ser el primero en volver a él".

Cualquier caso para cuál de estas dos posiciones es correcta debe depender de la visión que se tenga de la historia diplomática y del contexto estratégico más amplio. Sobre el primer punto, es absolutamente indiscutible que Estados Unidos se ha equivocado gravemente. Irán se unió al acuerdo nuclear de buena fe y estaba cumpliendo con su parte del trato cuando el presidente Trump traicionó abruptamente esa confianza en 2018 (aparentemente debido a un odio vengativo por todo lo que hizo el presidente Obama y al aliento de varios belicistas trastornados). Trump procedió a asesinar al general iraní Qassim Soleimaní, que era más o menos parecido a ser secretario de Estado y presidente de los jefes conjuntos, nada menos que en suelo iraquí. Eso enfureció a los líderes iraníes e iraquíes y provocó un ciclo de violencia de ojo por ojo que continúa hasta el día de hoy.

Cuando Trump volvió a imponer sanciones a Irán, eso básicamente arruinó su economía. La inflación se disparó y rápidamente se desarrolló una grave escasez de numerosos productos, especialmente suministros médicos. Esto empeoró terriblemente la pandemia de coronavirus allí, ya que los hospitales lucharon por tratar a los pacientes con COVID-19 sin el equipo de protección adecuado o el equipo vital. Ciertamente, miles han muerto como resultado directo de actos estadounidenses.

Además, Irán tiene muchas razones históricas para desconfiar de Estados Unidos. En 1988, las fuerzas estadounidenses derribaron un avión de pasajeros iraní y mataron a 290 personas. Estados Unidos apoyó a Iraq con dinero, entrenamiento y cobertura diplomática cuando invadió Irán en 1980, lo que llevó a ocho años de espantosa guerra de trincheras. Y, por supuesto, la CIA respaldó un golpe de Estado en 1953 contra el gobierno democrático de Irán, tras el cual su pueblo soportó 20 años de brutal dictadura.

Finalmente, sobre la cuestión del contexto estratégico, el hecho es que Irán apenas importa a los intereses serios de Estados Unidos, sin importar cómo los defina. Es un país de tamaño medio y renta media al otro lado del planeta. Produce aproximadamente una cuarta parte del petróleo que los propios Estados Unidos [usa].

Imagínese cómo se sentirían los estadounidenses si Irán tuviera puestos militares masivos en Canadá y México a lo largo de esas dos fronteras, estrangulara nuestra economía con sanciones.

En resumen, hay muchas razones en la Tierra para dejar un poco de holgura a Irán. Estados Unidos rompió su promesa, como escribió el propio Biden, Trump "descartó imprudentemente una política que estaba funcionando para mantener a Estados Unidos a salvo", por lo que Estados Unidos debería demostrar algo de buena fe. Es, literalmente, lo mínimo que podemos hacer. Y contrariamente a los argumentos de los guerreros imperialistas sedientos de sangre, hacerlo realmente ayudaría a Estados Unidos al reducir la probabilidad de empantanarse en otra guerra imposible de ganar a 11.000 kilómetros de distancia.

No es difícil ver por qué la administración Biden está dudando aquí. La razón es el Blob imperialista de DC que ha estado empeñado en la guerra con Irán durante años, y los esfuerzos de cabildeo de Israel [Lobby sionista ] y Arabia Saudí. Esas fuerzas son muy influyentes en el Congreso, razón por la cual los senadores interrogaron a Wendy Sherman, la candidata de Biden a subsecretaria de Estado, sobre su papel como negociadora principal del acuerdo nuclear durante su reciente audiencia de confirmación. El propio Biden ha estado implicado durante mucho tiempo en esta dinámica.

La reciente decisión de Biden de permitir que el príncipe heredero saudí Muhammad bin Salman patine sobre el asesinato del columnista del Washington Post, Yamal Jashoggi, ilustra esto a la perfección. Su artículo de opinión sobre Irán está lleno de lenguaje severo sobre los "desafíos que el régimen de Irán plantea a los intereses de seguridad de Estados Unidos […]" Pero con Arabia Saudí tenemos un "aliado" que es objetivamente dañino para los intereses de Estados Unidos (incluso su petróleo es una neta negativa masiva debido al cambio climático), hasta es incluyendo ordenar el brutal asesinato de un prominente residente legal en los Estados Unidos por criticar la dictadura represiva de Bin Salman. Sin embargo, debido a que bin Salman ha repartido cientos de millones de dólares en sobornos legales en todo DC, y debido a que muchas elites estadounidenses son ridículamente crédulos y / o corruptos; finalmente él se sale con la suya.

Todo esto es un caso de prueba de la intención declarada de Biden de trazar un nuevo curso en política exterior. Para que eso suceda, tarde o temprano tendrá que enfrentarse a la máquina de guerra imperial y a los corruptos pistoleros a sueldo de países extranjeros que quieren tratar al ejército estadounidense como su propio juguete personal. Si no hace eso, su historial en política exterior será básicamente similar al de Donald Trump.

 

Traducido en exclusiva por ABNA24 redacción española

 

© 2005-2021 AhlulBait News Agency (Agencia de Noticias de Ahlul Bait). Todos los derechos reservados. Se autoriza la reproducción, traducción o distribución de esta noticia sin modificar el contenido y citando la fuente ABNA24 y el autor/traductor.

 

::::

245


Envíe su comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados con *

*

Mourining of Imam Hossein
Imam Khamenei's message to pilgrims of Hajj 2021 in 37 languages
We are All Zakzaky