“Bahréin continúa con su política de negligencia médica deliberada en las cárceles”

“Bahréin continúa con su política de negligencia médica deliberada en las cárceles”

MANAMA. (ABNA) - El 10 de junio, un preso político que cumplía cadena perpetua en Bahréin murió después de contraer COVID-19. El pequeño reino en el Golfo Pérsico ha sido presionado por organizaciones de derechos humanos por las malas condiciones carcelarias.

Según la Agencia Noticiosa Ahlul Bait (ABNA) - Desde el brote de la enfermedad en marzo en la prisión principal de Bahréin, Jau, las familias han estado realizando protestas exigiendo la liberación de los presos políticos y mejores condiciones; todo en vano.

Un preso de 48 años, musulmán shiíta, fue trasladado de la prisión al hospital de Salmaniya el 29 de mayo y conectado a un ventilador en una unidad de cuidados intensivos. Poco después, entró en coma y murió unos días después.

Hussain Barakat, el prisionero en cuestión, fue sentenciado en 2018, junto con otras 53 personas, a cadena perpetua en un juicio masivo de 138 ciudadanos de Bahréin debido a su oposición a la tiranía y discriminación del régimen durante décadas.

También fue despojado de su ciudadanía, que luego fue restaurada por real decreto.

Según se informa, había 15 presos en la celda de Barakat, que tenía solo 10 camas, por lo que algunos de los presos tenían que dormir en el suelo.

La activista de derechos humanos de Bahréin Maryam Jawaya, cuyo propio padre está encarcelado en Jau, dijo que Barakat le dijo a su esposa durante su última llamada telefónica que no podía respirar y que “iba a morir”.

El hecho es que desde el brote del coronavirus dentro de las cárceles de Bahréin, no se han implementado medidas preventivas dentro de las cárceles, y las autoridades continúan con la política de negligencia médica deliberada.

Mientras tanto, el disuelto grupo de oposición bahreiní al-Wefaq ha pedido la liberación de los presos de conciencia desde el comienzo de la pandemia.

Según Americans for Democracy and Human Rights in Bahrain (ADHRB), un segundo brote en Jau comenzó el 22 de mayo y ha infectado a aproximadamente el 60 por ciento de los 255 presos políticos alojados en el Edificio 12 de la prisión.

Un brote anterior en marzo vio al menos 140 reclusos infectados con el virus. Bird estima que el número total de casos de COVID-19 tanto en Jau como en el Centro de Detención del Dique Seco ha superado con creces los 200 casos desde marzo.

Hablando desde el interior del Centro de Detención del Dique Seco, el recluso Ali Al Hayyi dijo: “La mayoría de los presos son maltratados, física y mentalmente. Siempre es lo mismo: tortura y falta de atención médica adecuada ".

Se ha expresado especial preocupación por los líderes envejecidos del levantamiento a favor de la democracia de 2011, incluido Hassan Mushaima, que tiene más de 80 años y sufre graves problemas de salud que lo ponen en alto riesgo de contraer coronavirus.

En palabras de Hussain Abdulá, Director Ejecutivo de ADHRB, “Tras esta trágica muerte, la administración Biden y el gobierno del Reino Unido deben dejar en claro a sus aliados de Bahréin que ya no se tolerará mantener a los oponentes políticos como rehenes.

El hijo de Hussain Barakat, Ali Barakat, también está cumpliendo una sentencia de 22 años en Jau, luego de ser declarado culpable de cargos políticos en un caso separado cuando solo tenía 16 años.

A pesar de un brote anterior de Covid-19 en la prisión en marzo y abril. En 2021, la administración de la prisión aún no había distribuido máscaras faciales o desinfectante de manos para proteger a los presos.

El hacinamiento en las cárceles de Bahréin es una preocupación de larga data que hace imposible el distanciamiento social.

A principios de abril, los reclusos de la prisión de Jau en Bahréin protestaron por la falta de tratamiento médico y temieron por sus vidas tras la muerte de otro recluso. En cambio, las autoridades penitenciarias arrojaron granadas paralizantes que golpearon a los presos con porras para obligarlos a regresar a sus celdas abarrotadas.

La muerte de Hussain Barakat podría haberse evitado si el régimen de Bahréin hubiera atendido los llamamientos para poner en libertad a los presos políticos para evitar la propagación del virus.

Con celdas superpobladas, condiciones insalubres y falta de medidas preventivas, este desastroso brote parece continuar y se cobra más vidas de aquellos cuyo único delito era pedir libertad y democracia.




Traducido en exclusiva por ABNA24 redacción española

© 2005-2021 AhlulBait News Agency (Agencia de Noticias de Ahlul Bait). Todos los derechos reservados. Se autoriza la reproducción, traducción o distribución de esta noticia sin modificar el contenido y citando la fuente ABNA24 y el autor/traductor.

::::
245


Envíe su comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados con *

*

Imam Khamenei's message to pilgrims of Hajj 2021 in 37 languages
پیام رهبر انقلاب به مسلمانان جهان به مناسبت حج 1441 / 2020
We are All Zakzaky
 no al acuerdo del siglo