“Prohibición del hiyab como ejemplo de colonización cultural”

“Prohibición del hiyab como ejemplo de colonización cultural”

TEHERÁN. (ABNA) - El levantamiento de Goharshad fue seriamente reprimido por el régimen de Pahlavi. En esta ocasión, el siguiente artículo de opinión intenta ubicar la eliminación forzosa y la prohibición del hiyab por parte de Reza Jan Pahlavi en un contexto (post) colonial.

Según la Agencia Noticiosa Ahlul Bait (ABNA) - Casi seis meses antes de que Reza Jan Pahlavi prohibiera el hiyab para las mujeres iraníes el 8 de enero de 1936, tuvo lugar en Irán un evento importante y relacionado conocido como el "levantamiento de la mezquita de Goharshad" el 13 de julio de 1935. El levantamiento fue criticado seriamente las medidas culturales modernizadoras que el régimen de Pahlavi había estado tomando en ese momento, especialmente sus planes para quitar el hiyab por la fuerza a las mujeres iraníes. El levantamiento de Goharshad fue seriamente reprimido por el régimen de Pahlavi. En esta ocasión, el siguiente artículo de opinión intenta ubicar la eliminación forzosa y la prohibición del hiyab por Reza Jan Pahlavi en un contexto (post) colonial.

'Divide y vencerás', la famosa estrategia que hemos escuchado muchas veces. Una versión más clarificadora sería: 'Divide (la sociedad de tu enemigo) y (de esta manera, haciéndolo preocupado por sí mismo, desintegrado y distraído) domina sobre él'. Como es sabido, se trata de una política colonial para mortificar a una sociedad con el fin de explotar sus valiosos bienes. La cuestión de la división y la provocación de la desunión se suele discutir, a través de un enfoque reduccionista, solo en el ámbito de la política. Pero, ¿es ese realmente el caso, o nuestra perspectiva está demasiado politizada?

Como la breve proposición anterior goza de un dominio ilimitado, debe señalarse que la división como estrategia colonial no se limita a un campo específico y es aplicable a muchos temas. Para poner la proposición anterior de otra manera, se puede reescribir como 'Divide (lo que puedas) y Gobierna'. Por lo tanto, al analizar la noción de división colonial, también se debe incluir y nunca pasar por alto la posibilidad de crear división en temas no políticos. Por ejemplo, uno podría explorar el pasado o el presente y buscar los esfuerzos y estrategias del colonialismo para provocar división en áreas como la cultura o la identidad cultural. Prestar atención a esta área puede plantear la cuestión de cuál es el valor crucial de la cultura y la identidad cultural en una sociedad en la que la implementación de políticas divisivas puede ser importante y deseable para el enfoque político del colonialismo. De hecho, la cultura es una especie de sistema semántico que construye una sociedad. Este sistema semántico modela el comportamiento de las personas y las relaciones entre ellas, a partir de las cuales se construye una sociedad. Tales relaciones entre los seres humanos son tan importantes que forman el núcleo del capital social. Este capital social y comunitario es fundamental para una sociedad y con frecuencia se lo ha mencionado como una de las formas más esenciales de sobrevivir a serios predicamentos. Este sistema semántico modela el comportamiento de las personas y las relaciones entre ellas, a partir de las cuales se construye una sociedad. Tales relaciones entre los seres humanos son tan importantes que forman el núcleo del capital social. Este capital social y comunitario es fundamental para una sociedad y con frecuencia se lo ha mencionado como una de las formas más esenciales de sobrevivir a serios predicamentos. Este sistema semántico modela el comportamiento de las personas y las relaciones entre ellas, a partir de las cuales se construye una sociedad. Tales relaciones entre los seres humanos son tan importantes que forman el núcleo del capital social. Este capital social y comunitario es fundamental para una sociedad y con frecuencia se lo ha mencionado como una de las formas más esenciales de sobrevivir a serios predicamentos.

Ahora es el momento de volver al tema de la división como estrategia colonial y ubicarla dentro de las relaciones culturales y sociales. En consecuencia, cuando un colonialista, en línea con su política divisoria, afecta negativamente o deteriora las relaciones sociales entre los miembros de una sociedad, podemos decir que el país ha realizado un movimiento fundamental y radical contra la sociedad objetivo. Aquí, podemos preguntarnos que, en una sociedad, ¿dónde está la parte más importante en la que las relaciones y los vínculos sociales son vitales? ¿La academia? ¿En el mercado entre proveedor y demandante? ¿Entre fuerzas militares? ¿Entre grupos políticos? ¿Entre la gente y el gobierno?

La respuesta no está en ninguno de los anteriores. La relación más importante en una sociedad es la que existe entre un hombre y una mujer. Básicamente, si el vínculo entre los dos sexos no se forja adecuadamente, ninguna familia se iniciará adecuadamente en ningún lugar como base para establecer una sociedad bien construida. No es de extrañar que el colonialista, junto con su política divisiva y el uso de su poder de intuición analítica sociológica, se concentre en aumentar la tensión y en la ruptura de la relación hombre-mujer. Esta ruptura es tan importante y poderosa que si se crea, puede causar tensión y desarmonía de generación en generación de manera espontánea y continua.

Una serie de orientalistas y medios de comunicación afiliados al colonialismo, cuando se les encarga de ocultar y purificar las prácticas y el discurso colonial, se refieren a las prácticas coloniales en relación con los sexos, y en particular las mujeres, como una misión para civilizar o luchar por los derechos de las personas, en particular con las mujeres en la sociedad colonizada. Tales afirmaciones sorprendentes no son más que una máscara colorida. Un ejemplo es el intento de cambiar y deformar la indumentaria nacional y los códigos de vestimenta de las personas mediante formas como hacer semidesnuda a la población femenina en países donde se valora el velo. La pregunta clave, aquí, es ¿cuál es la relación entre la semidesnudez de las mujeres y los derechos o el progreso social de las mujeres? Si se enfatiza la ciencia y la responsabilidad social como fuerzas motrices de cambio y progreso en una sociedad, ¿Cuál es la relación entre ellos y el cabello o las piernas desnudas de las mujeres?

Lógicamente, no hay interrelación. Mirar hacia atrás revela que muchas mujeres con hiyab (ropa islámica) han alcanzado altos grados académicos y un estatus social (por supuesto, está claro que los escritores en el campo de la fantasía o el surrealismo político pueden interpretar el velo civilizado e indígena como una herramienta para establecer y mantener dominación hombre sobre mujer). De ahí que se deba buscar otro motivo para esta práctica colonial. Este acto de colonialismo es un acto cultural y dado que afecta las relaciones mujer-hombre, debe ser visto desde este ángulo. De esta forma y tomando en consideración las proposiciones anteriores nos llevaría al principal comportamiento del colonialismo que es la división. El método más eficaz y fundamental para provocar la división es la división cultural que tiene lugar entre las relaciones masculinas y femeninas en una sociedad. Se puede concluir que la semi-desnudez de las mujeres y hacerlas luchar contra los valores de una cultura que antes era aceptada tanto por hombres como por mujeres provoca perturbaciones en las relaciones sociales y plantea una especie de desafío inútil y permanente a las normas indumentarias.

 Esta controversia, para la que hay escenas trágicas a lo largo de la historia, tiene una función crucial para el colonialismo, es decir, desplazar una valiosa energía y atención social a la controversia sobre un conflicto planificado. De esta manera, las normas de vestimenta o la semi-desnudez se convierte en el tema principal para la sociedad colonizada, distrayendo el foco de las agendas colonialistas-imperialistas.

Como ejemplo, el 8 de enero de 1936, Reza Jan Pahlavi, instalado por el dominio colonial británico, promulgó una ley que prohibía a las mujeres musulmanas iraníes llevar velo o chador fuera de sus hogares [1]. Como resultado, muchas mujeres se quedaron en casa debido a su interés en su cultura. Otras que salen a la calle con hiyab preservando su identidad religioso-cultural fueron atacados por la policía y por lo tanto los consideraron enemigos sociales. Algunos que aceptaron este plan de revelación obligatorio se encontraron en conflicto y distanciados del grupo de la sociedad que se adhiere a los valores. El resultado de esto fue el aumento de las brechas entre los ciudadanos, las luchas sociales y, naturalmente, el surgimiento y la carga de la división en la sociedad. Durante ocurrían estos desafíos,mientras una serie de hechos que separaron a una parte de la sociedad de otra a lo largo de los años siguientes y crearon odio nacional. Un evento asombroso en este sentido fue el caso de la Mezquita Goharshad que tuvo lugar en agosto de 1935, cuando estalló una reacción violenta contra las políticas occidentalizadoras y secularistas de Reza Shah Pahlavi en el santuario del Imam Ridha (la paz sea con él) en Mashhad, Irán. En este sangriento incidente, más de mil personas, que protestaron contra las políticas anticulturales del shah instalado por los británicos, como el cambio obligatorio de ropa y la promoción de la semidesnudez, se declararon en huelga en la mezquita, fueron brutalmente asesinado por las fuerzas de Reza Jan [2].

 Esta estrategia antisocial y anticultural no fue exclusiva de Irán. Al leer la historia de Argelia, Turquía, Afganistán, Marruecos, Egipto, etc., cada uno muestra los intentos encubiertos y abiertos del colonialismo para romper las tendencias culturales en estas sociedades y otras sociedades no islámicas. El estudio de los medios de comunicación coloniales también demuestra que la política colonial de provocar la división todavía está vigente y se aplica enérgicamente. Todo esto, por supuesto, es por una cosa: dividir a la gente de una sociedad para que su poder no obstaculice las demandas coloniales.

 

 ---------------------------------------------

 

[1] Majd, Mohammad Gholi (2001). Gran Bretaña y Reza Shah: El saqueo de Irán, 1921–1941, Gainesville: University Press of Florida, págs. 209–213, 217–218, ISBN 9780813021119.

 

[2] Hovsepian-Bearce, Yvette (2015). La ideología política del Ayatolá Jamenei: de la boca del líder supremo de Irán. Routledge. pag. 44. ISBN 9781317605829. Consultado el 15 de enero de 2019.

 

Traducido en exclusiva por ABNA24 redacción española

 

© 2005-2021 AhlulBait News Agency (Agencia de Noticias de Ahlul Bait). Todos los derechos reservados. Se autoriza la reproducción, traducción o distribución de esta noticia sin modificar el contenido y citando la fuente ABNA24 y el autor/traductor.

 

::::

245


Envíe su comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados con *

*

Imam Khamenei's message to pilgrims of Hajj 2021 in 37 languages
پیام رهبر انقلاب به مسلمانان جهان به مناسبت حج 1441 / 2020
We are All Zakzaky
 no al acuerdo del siglo