8 de Shawwal: “Acto sacrílego de destrucción de los Santuarios Sagrados en el cementerio de Yannat ul-Baqi’”

8 de Shawwal: “Acto sacrílego de destrucción de los Santuarios Sagrados en el cementerio de Yannat ul-Baqi’”

MEDINA. (ABNA) - El 8 de Shawwal, un miércoles del año 1345 d. C. (21 de abril de 1925), el rey Ibn Saud demolió los mausoleos de Yannat ul-Baqi’ (en la Ciudad Santa de Medina).

Según la Agencia Noticiosa Ahlul Bait (ABNA) - En el mismo año (1925), también demolió las tumbas de personajes santos en Yannat ul-Mualla (La Meca) donde están enterrados la madre, la esposa, el abuelo y otros antepasados del Santo Profeta.

La destrucción de los lugares sagrados en el Hiyaz por los wahabíes saudíes continúa incluso hoy. Según algunos estudiosos, lo que está sucediendo en Hiyaz es en realidad una conspiración tramada por los judíos contra el Islam, bajo el disfraz de Tawhid.

La idea es erradicar el legado y el patrimonio islámico y eliminar sistemáticamente todos sus vestigios para que en los días venideros, los musulmanes no tengan ninguna afiliación con su historia religiosa.

Los orígenes de Al-Baqi’ Literalmente "al-Baqi’" significa un jardín de árboles. También se le conoce como "Yannat ul-Baqi’" debido a su santidad, ya que en él están enterrados muchos de los familiares y compañeros de nuestro Profeta (Bpd).

El primer compañero enterrado en al-Baqi’ fue Uzman b. Madhun que murió el 3 de Sha'ban en el 3er año de Hégira. El Profeta (Bpd) ordenó que se talaran ciertos árboles y, en medio de ellos, enterró a su querido compañero, colocando dos piedras sobre la tumba.

En los años siguientes, el hijo del Profeta, Ibrahim, quien murió en la infancia y por quien el Profeta (Bpd) lloró amargamente, también fue enterrado allí. La gente de Medina comenzó a usar ese sitio para el entierro de sus propios muertos, porque el Profeta (Bpd) solía saludar a los que fueron enterrados en Al-Baqi’ diciendo: "¡La paz sea contigo, oh morada de los fieles! Si Dios quiere, pronto deberíamos unirnos a ti. ¡Oh Dios!, perdona a los compañeros de Al-Baqi’ ".

El sitio del cementerio en Al-Baqi’ se amplió gradualmente. Cerca de siete mil compañeros del Santo Profeta (Bpd) fueron enterrados allí, sin mencionar a los de Ahlul Bait (P). Imam Hassan b. Ali (P), Imam Ali b. al-Hussain (a), Imam Muhammad al-Baqir (P) y el Imam Ya'far al-Sadiq (P) fueron sepultados allí.

Entre otros parientes del Profeta (Bpd) que fueron enterrados en al-Baqi’ están: sus tías Safiya y Aatika, y su tía Fatima bint al-Asad, la madre del Imam Ali (P). El tercer califa Uzman fue enterrado en las afueras de Al-Baqi’, pero con ampliaciones posteriores, su tumba se incluyó en el área. En años posteriores, también fueron enterrados allí grandes eruditos musulmanes como Malik bin Anas y muchos otros. Por lo tanto, al-Baqi’ se convirtió en un lugar conocido de gran importancia histórica para todos los musulmanes.

Al-Baqi’ como lo ven los historiadores Umar bin Yubair describe al-Baqi’ como lo vio durante su viaje a Medina, diciendo "Al-Baqi’ está situado al este de Medina. Se ingresa por la puerta conocida como la puerta de al- Baqi’.



Este cementerio está situado al este de la Mezquita del Profeta (Bpd) (Masyid-un-Nabi). No tuvo especial importancia durante la 'Era de la Ignorancia', pero después de la Hégira del Profeta (Bpd) en Medina y el entierro de tantas personalidades famosas del Islam allí, se volvió específicamente importante y sagrado. Al-Baqi no tenía muros ni vallas hace 1000 años, pero hoy está rodeado por un muro alto.

Al entrar, la primera tumba que ves a tu izquierda es la de Safiya, la tía del Profeta (Bpd), y aún más lejos está la tumba de Malik bin Anas, el imam de Medina. Sobre su tumba se levantaba una pequeña cúpula.

Frente a ella está la tumba de Ibrahim, hijo de nuestro Profeta (Bpd) con una cúpula blanca sobre ella, y junto a ella, a la derecha, está la tumba de Abdur-Rahman, hijo de Umar bin al-Jattab, conocido popularmente como Abu Shahma. , cuyo padre había seguido castigándolo hasta que la muerte lo alcanzó.

Frente a él se encuentran las tumbas de Aqil bin Abi Talib y Abdullah bin Ya'far at-Tayyar. Allí, frente a esas tumbas, habia un pequeño santuario que contiene las tumbas de las esposas del Profeta, seguido por un santuario de Abbas bin Abdul Muttalib.

La tumba de Hasan bin Ali (P), situada cerca de la puerta a su mano derecha, tiene una cúpula elevada sobre ella. Su cabeza yace a los pies de Abbas bin Abdul Muttalib, y ambas tumbas están elevadas por encima del suelo, sus paredes están revestidas con placas amarillas y tachonadas con hermosos clavos en forma de estrella. Así es como también se ha adornado la tumba de Ibrahim, hijo del Profeta (Bpd).

Detrás del santuario de Abbas se encuentra la casa atribuida a Fátima, hija de nuestro Profeta (P), conocida como "Bait al-Ahzaan" (la casa del dolor) porque es la casa que solía frecuentar para llorar la muerte. de su padre, el Elegido, la paz sea con él.

En el extremo más lejano de al-Baqi’ está la tumba del califa Uzman, dónde había una pequeña cúpula sobre ella, y allí, junto a ella, está la tumba de Fatima bint Asad, madre de Ali b. Abi Talib (P)".

Después de un siglo y medio, el famoso viajero Ibn Batuta llegó a describir al-Baqi’ de una manera que no difiere en modo alguno de la descripción dada por Ibn Yubair. –Al-Baqi’ son las tumbas de numerosos Muhayirin y Ansar y muchos compañeros del Profeta (Bpd), aunque la mayoría de sus nombres son desconocidos ".

Por lo tanto, a lo largo de los siglos, al-Baqi’ siguió siendo un sitio sagrado con renovaciones que se llevaron a cabo cuando fue necesario hasta que los wahabíes subieron al poder a principios del siglo XX. Este último profanó las tumbas y demostró falta de respeto a los mártires y los compañeros del Profeta (P) enterrados allí. Los musulmanes que no estaban de acuerdo con ellos fueron tachados de "infieles" y posteriormente asesinados.

La primera destrucción de Al-Baqi’

Los wahabíes creían que visitar las tumbas y los santuarios de los Profetas, los Imames o los santos era una forma de idolatría y totalmente anti-islámica. Aquellos que no se conformaban con sus creencias fueron asesinados y sus propiedades fueron confiscadas. Desde su primera invasión de Iraq, y hasta hoy, de hecho, los wahabíes, así como otros gobernantes de los Estados Árabes del Golfo Pérsico, han estado llevando a cabo masacres de las que ningún musulmán que estuviera en desacuerdo con ellos se libró.

Obviamente, el resto del mundo islámico vio esas tumbas con profunda reverencia. De no haber sido así, los dos califas Abu Bakr y Umar no habrían expresado su deseo de ser enterrados cerca de la tumba del Profeta (Bpd).

Desde 1205 AH hasta 1217 AH, los wahabíes hicieron varios intentos de afianzarse en el Hiyaz, pero fracasaron. Finalmente, en 1217 AH, de alguna manera salieron victoriosos en Taif, donde derramaron la sangre inocente de los musulmanes. En 1218 AH, entraron en La Meca y destruyeron todos los lugares sagrados y cúpulas allí presentes, incluido el que servía como dosel sobre el pozo de Zamzam.

En 1221, los wahabíes entraron en Medina para profanar al-Baqi’ y todas las mezquitas que encontraron. Incluso se intentó demoler la tumba del Profeta (Bpd), pero por una razón u otra, la idea fue abandonada. En los años siguientes, a los musulmanes de Iraq, Siria y Egipto se les negó la entrada a La Meca para realizar el Hayy. El rey Al-Saud estableció una condición previa de que aquellos que desearan realizar la peregrinación tendrían que aceptar el wahabismo o, de lo contrario, serían marcados como no musulmanes, y no serían elegibles para ingresar al Haram (prohibido).

Al-Baqi’ fue arrasado, sin ningún signo de tumba o nicho en absoluto. Pero los saudíes todavía no estaban del todo satisfechos con hacer todo eso. Su rey ordenó a tres asistentes en el santuario del Profeta que le mostraran dónde se almacenaba el tesoro de valiosos regalos. Los wahabíes saquearon el tesoro para su propio uso.

Miles de musulmanes huyeron de La Meca y Medina en un intento por salvar sus vidas y escapar de la creciente presión y persecución a manos de los wahabíes. Musulmanes de todo el mundo denunciaron este salvajismo saudí y exhortaron al califato del Imperio Otomano a salvar los santuarios sagrados de la destrucción total.

Luego, como se sabe, Muhammad Ali Basha atacó a Hiyaz y, con el apoyo de las tribus locales, logró restaurar la ley y el orden en Medina y La Meca, desalojando a los miembros del clan Al-Saud. Todo el mundo musulmán celebró esta victoria con gran fanfarria y regocijo.

En El Cairo, las celebraciones continuaron durante cinco días. Sin duda, la alegría se debió al hecho de que a los peregrinos se les permitió una vez más ir libremente al Hayy, y los santuarios sagrados fueron restaurados una vez más.

En 1818 d.C., el califa otomano Abdul Mayid y sus sucesores, los califas Abdul Hamid y Mohammed, llevaron a cabo la reconstrucción de todos los lugares sagrados, restaurando la herencia islámica en todos los sitios importantes. En 1848 y 1860 d.C., se hicieron más renovaciones a expensas de casi setecientas mil libras, la mayoría de las cuales provinieron de las donaciones recolectadas en la tumba del Profeta.

El segundo saqueo de los wahabíes

El Imperio Otomano había aumentado el esplendor de Medina y La Meca mediante la construcción de estructuras religiosas de gran belleza y valor arquitectónico. Richard Burton, quien visitó los santuarios sagrados en 1853 d.C. disfrazado de musulmán afgano y adoptando el nombre musulmán de Abdulá, habla de Medina con 55 mezquitas y santuarios sagrados. Otro aventurero inglés que visitó Medina en 1877-1878 d.C. la describe como una pequeña ciudad hermosa que se parece a Estambul. Escribe sobre sus paredes blancas, minaretes delgados dorados y campos verdes.

1924 d. C. Los wahabíes entraron en Hijaz por segunda vez y llevaron a cabo otro despiadado saqueo y masacre. Murieron personas en las calles. Las casas fueron arrasadas. Las mujeres y los niños tampoco se salvaron.

Awn bin Hashim (Shairf de La Meca) escribe: "Ante mí, un valle parecía estar pavimentado con cadáveres, con sangre seca manchando por todas partes. Apenas había un árbol que no tuviera uno o dos cadáveres cerca de sus raíces. "

1925 Medina se rindió al ataque de los wahabíes. Toda la herencia islámica fue destruida. El único santuario que permaneció intacto fue el del Santo Profeta (Bpd).

Ibn Yabhan dice: "Sabemos que la tumba que está sobre la tumba del Profeta está en contra de nuestros principios, y tener su tumba en una mezquita es un pecado abominable".

Las tumbas de Hamza y otros mártires fueron demolidas en Uhud. La mezquita del Profeta fue bombardeada. Ante la protesta de los musulmanes, Ibn Saud aseguró que se restaurará, pero la promesa nunca se cumplió. Se hizo la promesa de que Hiyaz tendría un gobierno multinacional islámico. Esto también fue abandonado.

1925 dC Yannat al-Mu'alla, el cementerio sagrado de La Meca fue destruido junto con la casa donde nació el Santo Profeta (Bpd). Desde entonces, este día es un día de luto para todos los musulmanes.
¿No es extraño que a los wahabíes les resulte ofensivo que se conserven las tumbas, los santuarios y otros lugares de importancia, mientras que los restos de sus reyes saudíes están siendo custodiados a expensas de millones de dólares?

Protesta de los musulmanes indios

En 1926, musulmanes consternados celebraron reuniones de protesta en todo el mundo. Se aprobaron resoluciones y se emitió una declaración que describía los crímenes perpetrados por los wahabíes que incluía lo siguiente:

1.La destrucción y profanación de los lugares sagrados, es decir, el lugar de nacimiento del Santo Profeta (Bpd), las tumbas de Banu Hashim en La Meca y en Yannat al-Baqi (Medina), la negativa de los wahabíes a permitir que los musulmanes reciten Ziyarah o Surah-al-Fatiha en esas tumbas.

2. La destrucción de los lugares de culto, es decir, Masyid Hamza, Masyid Abu Rashid, además de las tumbas de los Imames y Sahaba (compañeros del Profeta).

3. Interferencia en la realización de los rituales del Hayy.

4. Obligar a los musulmanes a seguir las innovaciones wahabíes y abandonar sus propios caminos de acuerdo con la guía de los imames que siguen.

5. La masacre de sayyids en Taif, Madina, Ahsa y Qatif.

6. La demolición de la tumba de los Imames en al-Baqi’, que ofendió y afligió profundamente a todos los shiítas.

Protesta de otros países

Musulmanes en Irán, Iraq, Egipto, Indonesia y Turquía presentaron protestas similares y hoy se expandieron a otros países como América, Inglaterra y muchos otros países de Europa y Asia. Todos ellos condenan a los wahabíes saudíes por sus actos de barbarie. Algunos eruditos escribieron tratados y libros para contarle al mundo el hecho de que lo que estaba sucediendo en Hiyaz era en realidad una conspiración tramada por los judíos contra el Islam, bajo la apariencia de Tawhid.

La idea era erradicar el legado y el patrimonio islámico y eliminar sistemáticamente todos sus vestigios para que en los días venideros, los musulmanes no tengan afiliación con su historia religiosa.

Una lista parcial de las tumbas y santuarios demolidos del cementerio de Al-Mualla en La Meca que incluye la tumba de Sayyida Jadiya bint Juwailid (P), esposa del Profeta (Bpd), La tumba de Amina bint Wahab, madre del Profeta (Bpd) , La tumba de Abu Talib, padre del Imam Ali (a), La tumba de Abdul Muttalib, abuelo del Profeta (Bpd) La tumba de Hawa (Eva) en Yeddah La tumba del padre del Profeta (Bpd) en Medina La casa de los dolores (Bait al-Ahzan) de Sayyida Fatima (P) en Medina (se desconoce el lugar), la mezquita de Salman al-Farsi en Medina









La mezquita Ray'at ash-Shams en Medina

La casa del Profeta (P) en Medina, donde vivió después de emigrar de
a La Meca
La casa del Imam Ya'far As-Sadiq (P) en Medina

El complejo (mahhalla) de Banu Hashim en Medina

La casa del Imam Ali (P) donde nacieron el Imam Hassan (P) y el Imam Hussan (P).

La casa de Hamza y las tumbas de los mártires de Uhud (a)

::::

245


Envíe su comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados con *

*

La-Realidad-Tal-Cual%20Es-Espanol