Al Jazeera: “Los intentos de construcción de imagen de Arabia Saudí sufren otro revés”

Al Jazeera: “Los intentos de construcción de imagen de Arabia Saudí sufren otro revés”

LONDRES. (ABNA) - El siguiente comentario ha sido escrito por Julia Legner, directora de defensa de la ONG ALQST con sede en Londres y consultora independiente de derechos humanos, y publicado por Aljazeera.

Según la Agencia Noticiosa Ahlul Bait (ABNA) - La presidencia de Arabia Saudí del G20 de este año ya no es la oportunidad de oro de relaciones públicas con la que el príncipe heredero Muhammed bin Salman había soñado durante mucho tiempo.

 “Los días de gloria han terminado para Arabia Saudí. El anuncio de que la cumbre del G20 en noviembre tendrá lugar virtualmente seguramente habrá decepcionado al príncipe heredero Muhammed bin Salman y a las autoridades saudíes. Sin las codiciadas fotografías o la oportunidad de desplegar la alfombra roja para dignatarios extranjeros y líderes empresariales, los intentos del príncipe de promover la imagen de Arabia Saudí como un miembro modernizador y progresista de la comunidad internacional han sufrido otro revés.

Los defensores de los derechos humanos no comparten la decepción del príncipe heredero. En cambio, este cambio brinda otra oportunidad y atención para aprovechar las campañas que instan a los gobiernos y delegados del G20 a no dejar que la ocasión los distraiga de la larga lista de abusos del reino, incluido el espantoso asesinato del periodista Yamal Jashoggi hace dos años.

El camino parecía más brillante cuando Muhammed bin Salman fue elevado inicialmente a la posición de príncipe heredero en 2017. Inmediatamente, se embarcó en una implacable ofensiva de relaciones públicas para "mejorar la imagen del reino a nivel internacional". Su proyecto “Visión 2030”, un plan ambicioso y costoso destinado a diversificar la economía del país y atraer inversión extranjera, fue parte integral de esta estrategia. El proyecto ha incluido la introducción de un generoso programa de deportes y entretenimiento, que incluye grandes conciertos con Mariah Carey, Enrique Iglesias y David Guetta, y megaeventos deportivos como el Rally Dakar, la Supercopa de España -italiana y la lucha libre profesional de la WWE, junto con algunos eventos superficiales. reformas sociales, para desviar la atención de los atroces abusos contra los derechos humanos que han tenido lugar bajo su supervisión.

Sin embargo, el proyecto de rehabilitación de Muhammed bin Salman se estancó cuando quedó claro que el nuevo brillo dorado de Arabia Saudí estaba respaldado por el mismo (si no peor) desprecio por los derechos humanos más básicos. La guerra en Yemen, que las autoridades saudíes esperaban inicialmente que durara sólo unos meses, pero ha durado más de cinco años y ha creado la peor crisis humanitaria del mundo; la campaña "anticorrupción" del príncipe y los arrestos del Ritz-Carlton de 2017 alarmaron a los inversores extranjeros y llevaron a muchos a retirar sus negocios del país; y la brutal represión de Muhammed bin Salman contra la disidencia, incluidas las detenciones y torturas de defensoras de derechos humanos y el espantoso asesinato y desmembramiento de Jashoggi en el consulado saudí en Estambul; desató un clamor de la comunidad internacional.

Después del asesinato de Jashoggi en octubre de 2018, la mala prensa del reino comenzó a crecer como una bola de nieve. En 2019, una histórica declaración conjunta de 36 estados miembros de las Naciones Unidas que abordó los flagrantes abusos del régimen subrayó este cambio de rumbo e instó a las autoridades saudíes a “tomar medidas significativas para garantizar que todos los miembros del público, incluidos los defensores de los derechos humanos y los periodistas, pueden ejercer libre y plenamente sus derechos a la libertad de expresión, opinión y asociación, incluso en línea, sin temor a represalias”. Esto fue seguido pronto por una segunda declaración de la ONU, mientras que el Parlamento Europeo aprobó resoluciones de protesta contra el asesinato de Jashoggi y la detención arbitraria y tortura de activistas por los derechos de las mujeres. Como resultado, varios países decidieron embargar la venta de armas al reino. El Congreso de Estados Unidos también propuso poner fin a la venta de armas, además de condenar al reino por sus violaciones de derechos humanos en Yemen y sus abusos contra disidentes saudíes y ciudadanos estadounidenses.

El anuncio del año pasado de que Riad sería la sede del G20 este año presentó otra oportunidad gloriosa para impulsar la imagen del país y atraer a amigos e inversores internacionales. Pero para consternación del príncipe heredero, la comunidad internacional no lo ha abrazado. Hasta la fecha, más de 220 organizaciones de la sociedad civil de todo el mundo han decidido boicotear el proceso de participación de la sociedad civil del G20 y, en respuesta a la campaña de las ONG, los alcaldes de Londres, París, Nueva York y Los Ángeles se retiraron de la cumbre U20 de los jefes de las ciudades globales.

Mientras tanto, el Parlamento Europeo, los miembros del Congreso de EE. UU. Y los parlamentos nacionales de otros Estados del G20 han instado a sus representantes a boicotear la reunión, transmitiendo el mensaje alto y claro de que ya no podemos volver a la normalidad. En la ONU, la presión ha ido en aumento con una tercera declaración conjunta exigiendo una reforma genuina de los derechos humanos; en octubre de este año, Arabia Saudí perdió su candidatura para un puesto en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, lo que indica que la comunidad internacional ya no tolerará graves abusos contra los derechos humanos. Por último, la elección de Joe Biden, que ha prometido poner fin a la venta de armas a las autoridades saudíes y responsabilizarlas por el asesinato de Jamal Jashoggi, también significa que el gobierno saudí ya no tiene carta blanca para actuar como les plazca sin el escrutinio de Estados Unidos.

Mientras las naciones y sus partes interesadas continúan presionando sobre la tremenda importancia de los derechos humanos dentro del reino, Arabia Saudita debe aprender a comprender el costo de defender las libertades personales.

Por ahora, la presidencia de Arabia Saudí del G20 ya no es la oportunidad de oro de relaciones públicas con la que soñaba Muhammed bin Salman. Y gracias a los incansables esfuerzos de los defensores, los funcionarios electos y especialmente los disidentes saudíes, Muhammed bin Salman y el cálculo de la monarquía saudí, que pueden ignorar los derechos humanos de los ciudadanos saudíes sin consecuencias, finalmente pueden verse obligados a cambiar".

 

 

 

 

Traducido en exclusiva por ABNA24 redacción española

 

© 2005-2020 AhlulBait News Agency (Agencia de Noticias de Ahlul Bait). Todos los derechos reservados. Se autoriza la reproducción, traducción o distribución de esta noticia sin modificar el contenido y citando la fuente ABNA24 y el autor/traductor.

 

::::

245


Artículos relacionados

Envíe su comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados con *

*

Imam Khamenei's message to pilgrims of Hajj 2021 in 37 languages
We are All Zakzaky