?>

Análisis: ¿Por qué Erdogan está cambiando a la desescalada con los países árabes?

Análisis: ¿Por qué Erdogan está cambiando a la desescalada con los países árabes?

ANAKARA. (ABNA) - El presidente Recep Tayyip Erdogan y otros funcionarios turcos en los últimos meses se han involucrado en movimientos diplomáticos considerables en el mundo árabe que pueden considerarse como un preludio de una nueva estrategia de Ankara.

Según la Agencia Noticiosa Ahlul Bait (ABNA) - En los últimos años, Turquía cortó lazos con Siria, el régimen israelí, Armenia, Grecia, los Emiratos Árabes Unidos y Egipto o alcanzó el nivel más bajo de relaciones diplomáticas con ellos. El país también aumentó profundamente las tensiones con Estados Unidos, Francia, Alemania y Arabia Saudí. Pero a medida que llega el año nuevo y el mundo se prepara para el período posterior al coronavirus y al período posterior a Trump, Ankara opta por reducir las tensiones con el mundo árabe.

Los factores locales, regionales e internacionales pueden empujar a los líderes de Ankara a reparar los lazos con las coaliciones árabes. Pero antes de arrojar luz sobre estos factores, necesitamos ver cómo los turcos toman sus medidas para mejorar los tensos lazos con los países árabes.

Nueva ola de desescalada turco-árabe

Solo en el último mes, se tomaron acciones considerables en el curso de relajar los lazos en gran parte tensos con los países árabes que pueden marcar un período de "romper el hielo" de las relaciones entre Ankara y el mundo árabe después de un período de tensiones sustanciales. Egipto, Arabia Saudí y los Emiratos Árabes Unidos son notablemente los principales puntos de enfoque de la cambiante diplomacia turca. Después de los levantamientos árabes de 2011, Turquía se involucró en una confrontación y tensiones generalizadas con Egipto, Arabia Saudí y los Emiratos Árabes Unidos mientras apoyaba a los Hermanos Musulmanes, un movimiento político sunní que buscaba el poder político dominante en el mundo árabe. Pero el juego y las ecuaciones están cambiando ahora.

El Cairo y Ankara, experimentaron lazos profundamente trastornados después de que un golpe militar encabezado por el entonces jefe del ejército Abdul Fatah El-Sisi derrocó al presidente Muhammad Morsi, afiliado a la Hermandad Musulmana y defensor de Turquía en 2013, el mes pasado envió señales de voluntad querer solucionar esos problemas. Especialmente cuando una delegación egipcia encabezada por el subjefe de inteligencia visitó la capital libia, Trípoli, el 27 de diciembre y se reunió con el Gobierno de Acuerdo Nacional (GNA) patrocinado por Turquía, se informó de contactos entre los funcionarios de seguridad e inteligencia egipcios y turcos en Libia. Lo más probable es que las dos partes por primera vez en años alcanzaran una coordinación y un acuerdo esenciales sobre casos regionales, además de la crisis libia.

Egipto no es el único objetivo de una campaña de reconciliación turca. Arabia Saudí es otro país con el que Turquía piensa enterrar el hacha. La visita del 8 de enero a Turquía del primer ministro libanés designado Saad Hariri, quien es favorecido por los saudíes para el cargo y tiene doble ciudadanía saudí-libanés, indica la apertura turca a mejorar los lazos con el reino árabe. Esta visita se paga mientras Arabia Saudí y los Emiratos Árabes Unidos han sido muy sensibles al avance turco en los estados árabes.

Pero los medios de comunicación del Líbano han hablado de una misión secreta para Hariri: la mediación entre Ankara y Riad. Al-Yadid TV del Líbano informó que Hariri “tenía una misión secreta” en su viaje a Turquía. La emisora agregó que la misión era mediar entre Arabia Saudí y Turquía y llegó con luz verde de los Emiratos Árabes Unidos como actor del lado saudí. Además, el enviado especial del ministro de Relaciones Exteriores del Estado de Qatar para la lucha contra el terrorismo y la mediación en la resolución de conflictos, Motlaq Al-Qahtani, dijo que Doha estaba lista para actuar como interlocutor entre los saudíes y los turcos. Esto marca un nuevo nivel del movimiento turco-árabe hacia el acercamiento.

Además, el ministro de Estado de Asuntos Exteriores de los EAU, Anwar Gargash, esperaba que mejoraran las relaciones entre Turquía y Egipto. También dijo que Abu Dhabi estaba interesado en reparar los lazos con Ankara. Aunque los Emiratos estipulan que Ankara debe abandonar el apoyo a los Hermanos Musulmanes antes de cualquier desescalada, el gobernante de facto del príncipe heredero de los EAU, Muhammed bin Zayed, no quiere quedarse atrás en la distensión árabe-turca.

Erdogan busca fortalecer la posición de la matriz AKP

Una gran parte del nuevo enfoque de política exterior adoptado por el Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP en sus siglas en inglés) encabezado por Erdogan tiene que ver con el equilibrio y las ecuaciones del poder en casa. Erdogan y los colíderes del AKP saben que necesitan mejorar las desordenadas condiciones económicas en el país en los próximos dos años si quieren la victoria en las elecciones generales de 2022 y presidenciales de 2023. De lo contrario, deberían incurrir en una gran pérdida.

Desde 2018, las tensiones con el gobierno de EE.UU. y la crisis del coronavirus dejaron al gobierno turco luchando con enormes problemas económicos mientras trataba de controlar las cosas. En 2019, por ejemplo, la lira, moneda nacional, tropezó y perdió aproximadamente la mitad de su valor frente al dólar estadounidense. En septiembre del año pasado, la lira tocó un mínimo histórico, nuevamente, con 7.486 liras negociadas por un dólar. La economía se contrajo considerablemente, cayendo al 0,4 por ciento en 2020 en comparación con el 7,4 por ciento en 2017.

En las terribles condiciones económicas de Turquía, se puede rastrear el papel destructivo de las sanciones estadounidenses y la manipulación emiratí y saudí del mercado de divisas de Turquía. A medida que el país avanza hacia las elecciones parlamentarias del próximo año, Erdogan aspira a reconstruir la amistad con los países árabes para cortar sus manos rebeldes de la economía nacional y el mercado de divisas. En los últimos meses, los países árabes liderados por Riad han diseñado un programa de boicot anti-turco que apuntaría a los productos turcos en los mercados árabes. Si se implementa, podría dejar a Erdogan y su partido lidiando con un nivel más alto de crisis económica.

Desde los últimos meses de la administración de Barack Obama, las tensiones entre Estados Unidos y Turquía aumentaron, alcanzando los niveles más altos bajo Donald Trump. El enfrentamiento alcanzó la etapa de las sanciones anunciadas contra Ankara por Washington. El 17 de diciembre, el Departamento de Estado impuso restricciones a la Presidencia de Industrias de Defensa de Turquía bajo el régimen de sanciones de CAATSA.

Erdogan es consciente de que la administración entrante de Biden sería más dura con Turquía que con la de Trump. Hablando con el New York Times en 2019, Biden abogó por un nuevo enfoque estadounidense hacia el "autócrata" Erdogan y pidió su destitución del poder y el respaldo a los partidos de oposición.

Aunque la semana pasada Biden envió una delegación a Turquía para reducir la escalada, el apoyo de Estados Unidos a los kurdos sirios, el puesto de entrega del F-35, la compra del sistema de defensa aérea ruso S-400 por Ankara, y también la extradición de Pennsylvania. El predicador Fethulá Gulen, acusado por Erdogan de planear el golpe militar de 2016, tiene el potencial de desatar una crisis en sus relaciones bilaterales.

La mejor opción, piensa Erdogan, en el período de Biden es reparar las relaciones con los árabes para que pueda aliviar las presiones diplomáticas sobre Ankara y evitar el surgimiento de un posible frente regional anti-turco liderado por Estados Unidos asistido por los países árabes.

Reducir las presiones anti-Ankara en Libia y el Mediterráneo

Otro factor que impulsa los esfuerzos turcos para restablecer una buena relación con los países árabes es la presión ejercida sobre Turquía en el Mediterráneo. Tras un pacto de cooperación con el Gobierno de Acuerdo Nacional de Libia en 2018, Erdogan se embarcó en una política de máxima presencia en el Mar Mediterráneo para ambiciones energéticas. Además, Erdogan intervino directamente en la guerra civil libia a favor del primer ministro del GNA, Fayez As-Sarray, contra las fuerzas del general Jalifa Haftar.

Estos dos caminos políticos de Erdogan ponen a una serie de actores como Grecia, el régimen israelí, Arabia Saudí, los Emiratos Árabes Unidos, Egipto, Chipre, Francia e incluso Estados Unidos frente a Turquía. Todos estos actores, por una razón u otra, están descontentos con la estrategia turca en el Mediterráneo. La diferencia clave entre los estados árabes y Turquía es el apoyo de este último al gobierno afiliado a los Hermanos Musulmanes en Trípoli. Ahora, con la desescalada con Egipto, Arabia Saudí y los Emiratos Árabes Unidos, Erdogan quiere al menos eliminar las presiones a las que Turquía está sujeta en Libia.


Traducido en exclusiva por ABNA24 redacción española

© 2005-2021 AhlulBait News Agency (Agencia de Noticias de Ahlul Bait). Todos los derechos reservados. Se autoriza la reproducción, traducción o distribución de esta noticia sin modificar el contenido y citando la fuente ABNA24 y el autor/traductor.

::::
245


Envíe su comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados con *

*

پیام رهبر انقلاب به مسلمانان جهان به مناسبت حج 1441 / 2020
We are All Zakzaky
 no al acuerdo del siglo