Análisis: ¿Por qué Jordania ya no es un seguidor de la política saudí?

Análisis: ¿Por qué Jordania ya no es un seguidor de la política saudí?

AMMÁN. (ABNA) -Jordania se encuentra ahora en un camino diferente al de los últimos años, ya que Ammán hace un cambio aparente en su política exterior. Tradicionalmente un aliado de Occidente en la región y un aliado de Arabia Saudí y un centro de compromiso con la política israelí, Jordania en los últimos años ha tendido a cambiar algunas de sus prácticas de política exterior con sus aliados tradicionales. Las felicitaciones del rey Abdulá II a Ebrahim Raisí, presidente electo de Irán, mientras que la embajada de Jordania en Teherán ha estado cerrada desde 2016, fue un signo de la tendencia de Amman a mejorar las relaciones con Teherán en un futuro próximo. Además, el reino ha intensificado sus movimientos para normalizar los lazos con el gobierno sirio y aboga por el regreso de Damasco a la Liga Árabe a pesar de la oposición occidental. Es más, si bien Jordania fue uno de los países árabes que sufrió la presión saudí-emiratí para involucrarse en la guerra anti-yemení y luego el bloqueo de Qatar y, a veces, Ammán cedió a estas presiones, en los últimos meses ha jugado un papel en el establecimiento de las negociaciones de paz intra-yemeníes y amplió sus contactos con Doha. El acuerdo de cooperación de seguridad entre Jordania y Qatar de la semana pasada marcó una noticia importante en la región y el desafío de Ammán a la alianza saudí-emiratí

Según la Agencia Noticiosa Ahlul Bait (ABNA)-  La economía que sufre de Jordania y la indiferencia de los estados árabes del Golfo Pérsico 

Jordania ha estado lidiando con un triángulo de riesgo económico de pobreza, desempleo e inflación durante años. La economía de Jordania, que depende en gran medida de las ayudas extranjeras, se ha ido deteriorando con el tiempo a medida que caían las ayudas mundiales y se desplomaban los precios del petróleo. El país casi no tiene recursos naturales. Al mismo tiempo, la guerra y el terrorismo en los países vecinos han obligado al gobierno a gastar una gran parte del presupuesto del país en seguridad y gastos militares. El sector público, por otro lado, ya no puede aceptar mano de obra, ya que anualmente alrededor de 600.000 graduados se unen a la comunidad que busca empleo. Las cosas han empeorado incluso con la llegada del coronavirus, lo que ha llevado el desempleo a una tasa sin precedentes del 24 por ciento. La crisis se reflejó en la fuerza laboral jordana, especialmente en los que trabajan en los estados del Consejo de Cooperación del Golfo Pérsico. Esta situación afecta directamente a la política, haciendo que la vida de los gabinetes en el país apenas pase de un año. 

Ammán abandona las ofertas de ayuda exterior al Fondo Monetario Internacional y las ricas monarquías del Golfo Pérsico porque los acreedores piden medidas de austeridad que corren el riesgo de provocar protestas públicas o que los propios acreedores no cumplan con ellas. En 2018, en una reunión organizada para evaluar las condiciones económicas de Jordania, Arabia Saudí, los Emiratos Árabes Unidos y Kuwait prometieron $ 2.5 mil millones en asistencia financiera a Ammán, pero la promesa no se materializó. 

Ammán, que atraviesa una situación económica difícil, primero espera devolver a los refugiados sirios a su país acelerando el arreglo de la crisis siria para resolver parte de la crisis, mientras que los países occidentales y algunas monarquías árabes aún alimentan la violencia en la nación devastada por la guerra. En segundo lugar, Jordania es optimista de que al reabrir las rutas de tránsito con Siria e Iraq podrá restablecer el comercio con estos dos países lo más rápido posible para restaurar los ingresos y los empleos perdidos desde que la guerra terrorista golpeó a estos dos países en 2014. En la cumbre de Bagdad el 28 de junio, el rey Abdulá, junto con el presidente Abdel Fattah el-Sisi de Egipto y el primer ministro Mustafa al-Kadhimi de Iraq discutieron principalmente el impulso de los lazos económicos entre las tres naciones. 

Causa palestina y cuchillo en la espalda por amigos 

No hay duda de que la causa palestina y el conflicto de opiniones con los países árabes que abogan por la normalización con el régimen israelí sobre la base de la iniciativa del "acuerdo del siglo" y la desviación de la iniciativa de paz árabe y los Acuerdos de Oslo son el principal impulsor de la revisión de Ammán política hacia el Eje de Resistencia liderado por Irán y sus aliados árabes tradicionales en el Golfo Pérsico. Jordania, que la mayoría de su población está formada por refugiados palestinos, siempre ha buscado una forma de devolver a los refugiados palestinos a casa, y aunque es uno de los pioneros en normalizar las relaciones con el régimen israelí, se opuso al acuerdo del siglo de Trump, que ignoró el derecho de los refugiados palestinos a regresar y pidió que parte de Jordania fuera entregada a los palestinos como un estado alternativo. Desde otra vista, el proyecto de normalización árabe-israelí, revivido por los Emiratos Árabes Unidos y Bahréin, prácticamente redujo el peso de Jordania en el caso palestino y rebajó su posición en la política regional de Occidente en un golpe a los intereses de Amman. Para los líderes jordanos, abrazar el proyecto de normalización y abandonar la iniciativa árabe representó un cuchillo en la espalda de Jordania. Para demostrar su descontento, Amman comenzó a acercarse a los oponentes de la normalización, a saber, miembros del Eje de la Resistencia, para demostrar su descontento.

El rey Abdulá enojado por la traición de bin Salman 

Otro impulsor del cambio en la política exterior de Jordania es la furia del rey por el intento de golpe de abril en su contra. Se sospechaba que los arquitectos principales eran los israelíes, asistidos por saudíes y emiratíes. Llevar al juicio a Bassem Awadullah, el exjefe de personal real y enviado especial de Jordania a Arabia Saudí como uno de los principales conspiradores golpistas y también mostrar ignorancia sobre las iniciativas sauditas de investigación desde que el descubrimiento del complot fue testigo de la ira del rey contra Arabia Saudí. La conspiración del príncipe heredero Muhammad bin Salman.

 

 

Traducido en exclusiva por ABNA24 redacción española

 

© 2005-2021 AhlulBait News Agency (Agencia de Noticias de Ahlul Bait). Todos los derechos reservados. Se autoriza la reproducción, traducción o distribución de esta noticia sin modificar el contenido y citando la fuente ABNA24 y el autor/traductor.

 

::::

245


Envíe su comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados con *

*

Imam Khamenei's message to pilgrims of Hajj 2021 in 37 languages
پیام رهبر انقلاب به مسلمانان جهان به مناسبت حج 1441 / 2020
We are All Zakzaky
 no al acuerdo del siglo