En “Israel”, la negligencia médica mata al preso palestino 72º

En “Israel”, la negligencia médica mata al preso palestino 72º

ENTIDAD SIONISTA. (ABNA) - “Israel” no escatima esfuerzos para deshacerse de los palestinos con impunidad.

Negligencia médica, abuso en las cárceles … no pasa un día sin que un palestino fallezca.

Encarcelado desde 2008, el detenido Sami al Amur murió a la edad de 39 años el jueves 18 de noviembre, elevando el número de mártires detenidos a 227 según la Oficina de Prensa de Detenidos (BMD). Fue uno de los 72 que fallecieron por negligencia médica, un fenómeno que los palestinos denominan “muerte lenta” o “muerte con bata blanca”.

“Originario de Der al Balah, en la Franja de Gaza, y sentenciado a 19 años de prisión, tenía problemas cardíacos y las autoridades de la prisión de ocupación actuaron con una negligencia médica premeditada”, acusó el BMD.

Sufriendo de un defecto cardíaco desde su nacimiento, lo trataron con analgésicos durante muchos años mientras su salud se deterioraba, dijo su hermano Ahmad a la agencia Al Quds. Y solo lo hospitalizaron cuando su condición se volvió incurable tres días antes de su muerte. Se sometió a dos operaciones seguidas que resultaron innecesarias.

Había pasado 14 horas en un puesto de control israelí durante su traslado de la prisión de Nafhat, en el Neguev, a la prisión de Ashkelon y luego al hospital israelí de Soroka en Bir al Sabea (Beersheba), en la Palestina ocupada.

“Sami vivió conmigo durante 25 años. No tenía nada. Dijeron que sus arterias estaban bloqueadas y que era una enfermedad congénita. Les dije que vivió conmigo durante muchos años y que no sentía dolor. Es la ocupación la que es responsable de su muerte. Si lo hubieran tratado adecuadamente, esto no hubiera sucedido”, dijo su padre.

Y continuó: “Pasó su vida en prisión. En Nafhat, en Sabaa, en Ruh… Luego lo arrestaron en 2008 y lo condenaron a 19 años de prisión”.

Según su hermano Ahmad, durante los 14 años de su encierro, los miembros de su familia tenían prohibido visitarlo, excepto sus padres. Pero solo se les permitió verlo tres veces durante ese tiempo.

“No lo vi cuando estaba vivo, espero verlo muerto”, dijo su madre, llorando.

Nada es menos seguro.

Según el Departamento de Asuntos de Detenidos, su cuerpo podría permanecer confiscado durante los cuatro años restantes de su condena.

Este es el caso de los cuerpos de otros 7 prisioneros palestinos fallecidos.

A principios de septiembre, el recluso Hussein Massalmeh murió de leucemia que contrajo en prisión y solo fue hospitalizado después de alcanzar una etapa crítica. Había sido puesto en libertad unos meses antes de su muerte.

De los 4.650 detenidos en las cárceles israelíes, 500 mujeres y hombres padecen enfermedades crónicas, incluidos 15 cánceres.


Envíe su comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados con *

*

Imam Khamenei's message to pilgrims of Hajj 2021 in 37 languages
We are All Zakzaky